Jump to content

Rugbymusclefan

Member
  • Content Count

    22
  • Donations

    0.00 USD 
  • Joined

  • Last visited

Community Reputation

72 Good

3 Followers

About Rugbymusclefan

  • Rank
    10+ Posts

Profile

  • This profile is a...
    real profile.

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. Mi cara se encuentra entre sus dos cachetes gordos y peludos. Emanan mucho calor. Es un olor a culo fuerte el que huelo. Muy masculino. De hombre. Lo único que me separa de su piel es el calzon apretadisimo que tiene. Siento su peso. 200 kilos de musculo que no me aplastan solo gracias a sus gambas inmensas. Inspiro todo lo que puedo y con mis manos aprieto toda parte de su cuerpo que puedo tocar. En este caso sus rodillotas y sus pies gruesos. - PRFFFFF- el hedor me deja inconsciente pero no antes siento el estruendo del pedo. Me despierto. Y estoy solo en el cuarto veo. Estoy en la cama enorme. Y estoy desnudo. Empiezo a escuchar pasos que retumban. Son pesados. Duros. Frenan. Entonces se abre la puerta fuertemente y solo veo una figura inmensa. Ancha, alta, gruesa. Dos bases de talle 50, pantorrillas del tamaño de melones, dos rodillas gruesas. Unos muslos gordos y colosales. Las bolas mas grandes que vi en mi vida, y la pija mas gorda y larga también, que se encuentran por abajo de la panza de birra del mamut. Un caminito que llega a dos tetas redondas y potentes que le dan poder a ese animal. Dos hombros fuertes y grandes, con un cuello grueso que da pie a una cara muy fachera con barba canosa. - Ahora te vamos a romper el culo puto. La tenes parada y es enana JA JA.- esa voz grave me derrite. No entiendo igual ese vamos... Vuelvo a escuchar pasos. Y por detrás del monstruo aparece su mellizo joven, con la pija un poco más grande todavía, y más relleno que el viejo. - Le rompemos el orto al puto viejo?- padre e hijo se paran enfrente mío. Estamos los tres desnudos. Veo mi cuerpo debilucho y solo puedo pensar en la fuerza que deben tener estos gigantes de mas de dos metros de alto y de 200 kilos. Son dos gorilas y yo un monito. - Esto te va a gustar puto.- el padre toma la iniciativa, lo agarra con una mano en la espalda anchisima de Toto y la otra en su culo, y se lo empieza a chapar. Montañas de musculo y grasa se abrazan y empiezan a besarse. Acabo. Veo como se masajean los cuerpos, como sus vergas crecen hasta ser del tamaño de mis brazos, como empiezan a bombearse y a apretarse.
  2. Me quedo helado. Estoy entre dos mamuts. Uno más grande que el otro. Son inmensos. Miro a Toto, después a su viejo. Lo repito. Lo vuelvo a repetir. - Basta putito parece que solo nos queres mirar. ¿No queres tocarme a mí? Se lo que un maní siente cuando me toca. Mira lo que soy. Soy una bestia.- acto seguido el papá de Toto me agarra y me pone en sus hombros. No sé que tienen los gigantes con cargarme en sus hombros. -Toto, le voy a dar un momento que nunca se va a olvidar a tu amiguito. Me lo llevo a mi cuarto. En un rato te llamo.- miro hacia abajo y entre mis piernitas se encuentra el cuello grueso y fuerte del viejo. Tengo que abrir mis piernas bastante para sentarme comodo. Son como un calefactor sus hombros, aparte me sobra espacio. Salimos del cuarto y camina unos pasos a la derecha por un pasillo. Una puerta grande está a la derecha. Él entra y yo me la pego contra el marco. Es más alto que Toto parece. Miro por debajo de su cabeza y veo sus dos pectorales como dos dunas duras de arena. La panza es una colina solida que desemboca en un bulto inmenso y dos macetas gigantes. Miro más abajo y veo dos pies monumentales. Peludos, gordos y anchos. Son inmensos. Talle 50 mínimo. Tomo coraje y le pregunto. - Como te llamas?- -JA. Recién ahora preguntas? Me llamo Lucho pero decime como se te cante el culo siempre que tenga que ver con que estoy enorme. - - Dale Mamut- -Me encanto. Ahora esto te va a encantar a vos.- me baja de sus hombros y me sienta en su cama. Todavía más grande que la de su hijo, y el cuarto también. Aun así es un cuarto como el de mis padres. Estoy enfrente del mastodonte y es ahí cuando se desabrocha el pantalon y forcejeando consigo mismo se lo empieza a bajar. El calzón no puede ocultar el tamaño de su verga que esta por poco a salir disparada de ahí. Dos macetas bronceadas se abren paso hasta llegar a unas rodillas del tamaño de sandías. Extiendo mi mano para comparar y no son ni la mitad. -Tocá si queres.- aprovecho y bajo mis manos por sus gemelos gordos y fibrosos al tacto. Son enormes como todo su cuerpo. Me quedo mirando sus pies y es ahí cuando me levanta, se sienta en la cama y me apoya sobre su ingle. Mejor dicho sobre su pija, pero no está parada pero aún así la siento debajo de mí. -Sentate en mis gambas maní. Sí. Sentí la fuerza que tienen estas cosas. Te puedo comprimir si quiero. Y te voy a apretar un poquito.- me mete entre sus muslos gordos y empieza a apretar. Me empiezo a quedar sin aire y tengo su bulto enfrente de mi cara. Con una de sus manoplas me aprieta la cabeza contra sus partes y huelo un olor masculino que hace que se me pare. Afloja sus piernas y caigo al piso. Me encuentro con sus dos pies enormes y no entiendo el tamaño que tienen. Son del largo de mis antebrazos, y del ancho de mis dos piernas juntas. -Chupalos puto.- a su orden lo empiezo a hacer. - Sos un asco maní. Te voy a aplastar como la hormiga que sos.- con su pie me patea y me gira sobre mi espalda. Entonces lo levanta y baja su planta sobre mi pecho que lo cubre por completo y me empieza a apretar. Comienzo a soltar aire y trato de sacarmelo de encima pero no puedo. Es muy fuerte. Cuando estoy a punto de perder el conocimiento es cuando veo empieza a flexionar sus rodillotas y cada vez su inmenso trasero se acerca a mis ojos hasta que ya no veo nada.
  3. El viejo de Toto se acerca a mí y escucho el crujir del piso de madera. Extiende su brazo enorme y con una mano del tamaño de mi pecho me agarra de la remera. Me levanta sin siquiera esforzarse y me pone cara a cara con él. Tiene rasgos mas tallados que los de Toto, pero similares, y con algunas canas en la barba que le cubre la papada musculosa. - Con que sos un nuevo amigo de Toto e enano. Alguna vez viste a alguien tan grande como yo? Aparte de Toto. JA JA. Salió igual a mí, un poco más chiquito nada más. - me baja al piso y me encuentro entre medio de los dos gigantes. Mi cabeza está a la altura de sus dos panzas y por poco no me tocan ambas. Miro hacia arriba y veo sus dos tetotas peludas. Un par con pelos volviendo a crecer y el otro con destellos plateados. Son muy parecidos en tamaño puedo ver. - Nada que ver viejo. Estoy más grande que vos. -responde el joven mastodonte inflándose el pecho. Es una mole de músculos y grasa y fuerza. - JA JA JA. Ya quisieras. Igual se me acaba de ocurrir una idea para solucionar esta disputa. Que tu amiguito decida. Aparte nos está viendo tan detalladamente que seguro ya lo decidió. Se nota que lo hipnotizamos. Somos enormes pendejo. Hasta las vergas inmensas tenemos. Seguro la de él no es ni del tamaño de nuestros dedos. Y los huevos ni te cuento. Al menos yo los tengo del tamaño de pomelos. Yo estoy bastante pesado también. Unos 180 kilos o más creo. No paro de morfar. Hay que mantener esta panza. Y este culo inmenso. Mis socios del laburo cuando me ven con mi traje apretado se les paran las poronguitas. Y mis camisas me estallan. Tengo dos tetas más gordas y fibrosas que me encantan. Vos también Toto, pero ya lo sabés. Y esta hormiguita también lo sabe. Así que maní, tenés que decidir. ¿Quién es más grandote? ¿Yo o Totito?
  4. When are you going to post the next part?!
  5. Toto se levanta de a poco y cada vez tengo más aire. Rápidamente se sienta en el borde de la cama por lo cual solo veo su espalda gigante. No debe entrar en ningún asiento de mortales con esa espalda. Veo como sus músculos se mueven cuando él se vuelve a poner su short apretado. El culo parece más grande dentro de la contención de tela. La raya está chivada parece. Que ganas de meter mi cara ahí pienso por un segundo. - Que pasa viejito? Querés que te cague a trompadas devuelta?- le responde Toto. - Querés ver como me lo cojo? Creo que ya vistes las fotos de mi viejo. Parecía más grande antes pero ahora estamos igual, o creo que soy más pesado yo. Ya lo vas a ver puto. A ver si te excita más él o yo. Solo hay una respuesta correcta e.- a lo que me zarandea con una mano como si fuese una muñeca de trapo. Empiezo a escuchar pasos cada vez más fuertes hasta que de golpe se abre la puerta. Solo veo una montaña de músculos gordos como los del mamut que cubren toda la puerta. Se agacha y pasa. Es Toto pero con canas. Y más sexy. - Hola pendejo! Volví de cogerme a esas viejas que me garpan por tocarme todo. También hubieron unos pibitos que quisieron que les rompa el culo. Y lo hice. JA JA.- se abrazan los dos gigantes. Creo que nunca vi tanto tamaño en tan poco lugar. La mano enorme del viejo le aprieta una nalga a Toto. - Estás más gordo e pendejo. Creo que finalmente pesas más que yo. Fijemonos.- El cincuenteañero se saca la camisa y revela su grueso torso. Inmenso. Dos tetas fuertes y peludas que dan pie a una panza de birra enorme. El pantalon del traje no puede ocultar el tamaño de las macetas ni del culo gordo que tiene. El bulto no se queda atrás y pelea por abrirse paso entre la tela. Lo que ocurre a continuación hace que acabe sin ni siquiera tocarme. El viejo de Toto y Toto comienzan a flexionar todos sus musculos. Sus brazos del tamaño de sandias, sus pechos de gorila, sus espaldas de bufalos. Son dos bestias inmensas. - Qué es ese ruido?- pregunta el padre. Me ve y se ríe. - Ya acabaste puto! JA JA. Tanto te excitan estos gordos? Queres que te rompa el culito? Vení que te quiero conocer enano.-
  6. Toto me baja al piso. Mis ojos ven directamente por debajo de sus dos pectorales inmensos. Son peludos y varoniles. Se me para la pija con solo verlo. Toto se da cuenta que lo estoy mirando fijo y con sus brazos me abraza apretándome contra su masa. Esta chivado. Mejor todavía. Tiene un olor masculino, a hombre. Inspiro todo lo que puedo y es entonces cuando me dice que se quiere echar una siesta. Simplemente camina a su cuarto, todavía conmigo en sus brazos y cierra la puerta. El cuarto es enorme. Y la cama también. Debe entrar toda mi familia en esa cama. Observo y veo su ropa, gigante, tirada por el piso. Veo fotos de él en la playa, con sus amigos, y... con su familia? En todas las fotos Toto es el más grande por lejos, pero en esta no. En esta es incluso más chico que el otro rinoceronte al lado suyo. Es muy parecido a Toto, pero más viejo. Deduzco que es el padre. Seguramente. De repente salgo de mis pensamientos. - Duermo en pelotas así que trata de no acabar en el pantalón.- a lo que se saca la musculosa. Parece incluso más inmenso. Sus tetas rebotan sólidamente y su panza parece inflarse pero aun así se nota la dureza de esta, y el semdelineamiento de unos abdominales. Se gira en contra mío y puedo ver el ancho de su cuerpo. Se baja el short. No tiene calzón. En mi vista aparece el culo más gordo, musculoso, redondo, fibroso, perfecto. Inmenso. Dos gambas descomunales lo mantienen y puedo ver entre estas los dos huevos de avestruz del macho. Las rodillas me tiemblan y caigo en la cama boca arriba. Estoy mirando el techo cuando de repente por una milésima de segundo todo se oscurece. Intento respirar pero no puedo. Siento mucho calor. Trato de salir. De sacármelo de encima. De sacarme a Toto de encima. Pero no puedo. El gordo de casi 200 kilos está encima mío. Apretándome e incluso dormido. Agregado a todo esto ronca. Estoy justo por debajo de su panza y tetas. Sus pelos me hacen cosquillas. Por suerte mi cara esta justo entre sus dos pectorales por lo que tengo algo de aire. Su pecho es inmenso y aunque quiero abarcarlo con mis brazos, no puedo. Siento mi pija parada contra su barriga y con unos rápidos movimientos logro acabar rápidamente. Todo el contacto me tenía muy caliente. Es lo mejor que me paso creo. Siento que estoy en un sueño. Hasta que una voz lo interrumpe. Una voz muy muy grave. -Toto! Donde estás pibe? Estás para unas luchas?-
  7. Toto me sigue cargando por varias cuadras. El tacto con sus hombros musculosos me calienta y aprovecho para tocarlo disimuladamente en la espalda. Es una bestia de puro músculo, cubierta por una capa de grasa que lo hace inmenso. Al caminar sus nalgas se tensan y destensan, y sus gemelos se marcan al compas de sus pies. Estoy a casi dos metros del piso pero me siento seguro. -Llegamos!- Toto dice gravemente tirandome para adelante. Me caigo de culo al piso. Lo miro sentado y parece un gigante. La musculosa solo remarca sus tetas y sus dos grosos brazos. Su panza de barril lo hace tan ancho como alto casi. Sus dos muslos parecen troncos de arboles mientras que sus gemelos son dos melones. Observo su bulto y no entiendo el tamaño descomunal que tiene. Debe ser del tamaño de mi brazito su pija. - Vamos a entrar ahora putito. Vivo en una casa grande porque en mi familia somos todos grandes. Si ves una foto mía no te pajees okay? - Me quedo callado. El gigante me intimida pero me excita. -Okay?! JA JA te estoy jodiendo pasa dale.- Finalmente me levanto del piso y me doy vuelta. Me encuentro con una casa enorme. Con razón tardamos tanto en llegar. Caminamos por el patio y llegamos a la casa. Dos puertas mas altas y anchas que Toto nos reciben. Él abre una y yo entro. Después abre las dos para pasar él mismo. Entramos y las cierra. Veo a mis alrededores y me siento en una mansión. Con dimensiones bastante más grandes a las normales. En el hall de entrada hay un espejo. Solo haciendo puntillas de pie llego a ver mi cara en este. También noto que las sillas son más grandes, y altas. -A ver enano sentate en una de esas a ver como te queda.- a pedido del gigante lo hago. Tengo que impulsarme para llegar, y al sentarme veo todo el lugar que me sobra. Más de la mitad de la silla casi. Toto me mira, se caga de risa y con una mano me levanta agarrandome de la remera. Me pone en sus hombros como un padre a su hijo de dos años y me da un paseo por la casa. Tardamos un rato pero me mostró toda la parte de abajo. Todo en medida de Toto por lo cual nunca me choque con el techo a pesar de medir 2 metros y medio arriba de sus hombros. - Che todo bien que te tenga arriba mío y que te caliente mi cuerpo, pero a pesar de tener el cuello así de grueso puedo sentir tu pijita. Queres sentir la mia?
  8. Pasan las horas de la mañana y solo puedo pensar en lo del baño. Me tiene donde quiere Toto. Y estoy donde quiero me doy cuenta. Llega la hora de comer y voy al comedor. Lo veo a lo lejos al mamut. Corro hacia donde está y lo alcanzo. Veo toda la comida que se sirve y él no se da cuenta que estoy ahi. Le agarro un cachete y haciendo toda la fuerza que tengo se lo aprieto. Ni se inmuta. -Te gusto lo de la mañana mani e. Queres mas? Queres que te rompa el culo?- me lo dice al oído y se me erizan los pelos. -Segui fichandome la pija puto. Quizas en una de esas te la muestre. Ahora tengo que comer.- lo sigo y nos sentamos enfrentados. Se come su plato en menos de un minuto y como de costumbre va a repetir. Camina directo hacia donde se sirve la comida y todos se corren como siempre. Excepto uno de ultimo año. Es el octavo de su camada. Es grandote y fuerte. Pero nada en comparacion a Toto. Aun así, lo empuja. O al menos intenta. Toto le lleva una cabeza y un buen cuerpo de ancho. Toto solo se ríe. Y lo choca con su panza. El muchacho sale hacia atras y se cae de culo al piso. Escucho al mastodonte reirse y burlarse del humillado. Se agarra la pija enfrente del tipo y vulgarmente se rasca el culo para luego pedir la comida. Vuelve a hacerme compañía caminando lentamente. No se que pasa pero cada vez lo veo más grande. Todo el cuerpo esta mas grandote. Incluso la cara. Toto comienza a devorar su comida y lo observo. Tiene la boca grande y una barba creciendo que lo hace muy atractivo. La papada se la tapa la barba pero se nota un poco. Tiene el cuello inmenso. Es como el de un toro. Y ni hablar de la nuez. Termino de comer y el va a repetir devuelta pero esta vez sin ningun inconveniente. El gordo termina de alimentarse y como un ritual se acarica la panza que le explota, flexiona ese pecho ancho y por ultimo hace un desfilde de sus brazos gruesos y fibrosos. -Atame los cordones mani- sin pensarlo bajo al piso por debajo de la mesa y empiezo a atarle los cordones. Tiene dos pies gigantescos. Debe calzar 50 minimo. Levanto un poco la vista y veo esos gemelos gordos que le aprietan el pantalon. Los masajeo y siento el musculo, la fuerza. Trato de agarrarlos con mis dos manos pero son muy gruesos. No puedo. Y voy subiendo mis manos hasta esas rodillas gordas, inmensas. Las toco y me excito. Miro y estoy cara a cara con su bulto. Esta contento o nada mas es muy grande. Alargo mi mano. Y le toco la pija. Reaccion inmediata me agarra con su mano gigantesca y aprieta mi cabeza contra su ingle. Me veo sintiendo todo su paquete y no me da ni tiempo para respirar. Me mantiene ahi un rato y lo disfruto. -Te gusta puto? A la tarde venís a mi casa y vas a ver.- me suelta y me tira al piso. Veo como sus dos piernas se levantan y se van. Siento las vibraciones que hace su peso. Es enorme. Y pesado. Y me tiene dominado. Que ganas de tocarle todo el cuerpo, pienso. Que ganas. Llega la hora de historia y Toto no aparece. Se rateo parece. Termino el trabajo con mi otro compañero. Suena el timbre y salgo del colegio. Me dirijo a mi casa cuando de repente una sombra me oscurece. Es Toto. Me giro y lo veo en el short mas grande y apretado que vi en mi vida. La pija y los huevos le abultan todo el frente, mientras que el culo inmenso se le remarca por la tela. Es como una segunda piel y muestra las macetas que son sus piernas. Ni con mis dos brazos logro abrazarlas. Miro hacia arriba y esta en una musculosa que no puede ni cubrir la mitad de su pecho. Los brazos son dos pitones enormes. Son gruesos y anchos. Está más grandote que nunca. -Estoy gigante. Acabo de venir del gimnasio. Que ganas de comerme todo.-a lo que empieza a manosearse mientras que camina y me lleva puesto por delante. Me tropiezo y me levanta con una mano. -Seguime a casa maní, o queres que te cargue?- le digo que no y caminamos unas cuadras lado a lado. La imagen debe ser comica. Un hombre enorme de dos metros de alto y ancho, con un pibito de un metro sesenta y algo, que pesa menos de sesenta kilos. Soy un maní, como Toto dice. Pasan unas cuadras y me empiezo a cansar. Me doy cuenta que ya estamos lejos de gente conocida por lo cual acepto la oferta de ser cargado. Toto se emociona y con un brazo me levanta y me apoya boca abajo sobre su hombro. Siento todo el musculo y la dureza de su cuerpo. Mirando hacia abajo puedo ver el trasero mas perfecto, grande y gordo. Intento tocarlo pero mis brazos solo llegan hasta la mitad de su espalda. Y que espalda. Me doy cuenta que mi torso entra como mas de cuatro veces en el de Toto. -Cuanto estabas pesando mamut?- -Me gusta ese nombre putito. 180 kilos. Vos cagon?- wow. Subio 10 kilos en dos dias creo. Es inmenso. -Yo 60.- le miento. -JA JA JA. mentira. Pareces de 20 kilos. Debe ser porque soy muy fuerte. Y gordo. No sabes las ganas que tengo de echarme un buen cago. Con este cuerpo saco unas nutrias que ni te cuento. Y los pedos son lo mejor. Ya vi como se te paraba la pija. Es puro macho el olor. Me encanta. Estoy sintiendo tu pijita acaso? Ahora vas a ver lo que es una verdadera verga.
  9. Estoy abierto a sugerencias de lo que les gustaría que pase!
  10. El dia transcurre sin nada mas interesante. Vuelvo a mi casa y agarro mi celular. Decido buscar a Toto en las redes. Lo encuentro en instagram y es privado, le mando solicitud. Me meto en facebook debido a la curiosidad y encuentro lo que estaba buscando. Toda una galeria de Toto. En la playa en verano, jugando al rugby en Alemania, en traje en un casamiento. En todas las fotos lo veo inmenso. Con un par de tetas musculosas que son la envidia de todo fisicoculturista profesional, una panza grande dura capaz de hacer rebotar a cualquiera, dos brazos enormes del tamaño de troncos, dos jamones de toro con un bulto remarcado en el medio y por ultimo ese culo monumental, jugoso y gordo, que es capaz de romper todo pantalon que le pongan. Es una bestia y me gusta me doy cuenta. Tiene algo. Es un macho dominante. Me empiezo a pajear y pienso en él, sus musculos, su fuerza, sus eruptos, su pecho, todo su cuerpo. Y todo lo que toque de el. Acabo rapido pero fue una de las mejores que he tenido. Nuevo dia. Llego al colegio y voy al baño como siempre. No esta Toto por suerte. Veo el horario y recien tengo historia en la ultima hora. Fiu. Se pasan las horas y no lo veo en todo el día. Llega historia, y me siento solo con el banco vacio a mi derecha. Viene un amigo y se sienta conmigo y hacemos el trabajo. Este dia entrenamos. Salgo del colegio al vestuario, me cambio rapido y voy a entrenar. Lo hacemos rapido y serio y el entrenamiento se pasa volando. No lo vi al gordo todavia. Que raro pienso. Me vuelvo a mi casa y extenuado me voy a dormir despues de comer. No paro de pensar en Toto y que le habra pasado. Me levanto al dia siguiente. Viernes. Me lavo los dientes, desayuno y parto al colegio. Camino por el pasillo, saludo a algunos y entro al baño. Me dirijo directo a mear y no me percato de mis alrededores. Escucho un ruido. Como de una cerradura. Termino de mear y lo veo. Me tapa toda la vista. -Me extrañaste enano ayer?- es un mastodonte. Está más alto parece y más ancho. Me agarro con la bragueta abierta. -La tenés enana! JA JA JA. Aparte, estoy viendo bien o estás contento de verme?- él se frota su manopla sobre su panza y veo como la remera se le sube para arriba, mostrando su caminito y ombligo. -Te gusta lo que ves o no? Ayer estuve todo el día comiendo y en el gimnasio. Por eso falté. Hay que mantener este cuerpo o no?- se toca las tetas y las hace rebotar al unísono. -Estás enorme Toto! Lo que habrás comido gordo e!- -JA! Te puedo morfar ahora si quiero. Pero antes otras cosas prefiero hacer...- veo que se lanza sobre mi y no tengo tiempo de reaccionar. Me agarra con sus manos y me rompe la remera. Me deja en cuero. -Sos enano. JA JA. Mira lo que es un verdadero macho!- Toto se rompe la remera flexionando las tetas peludas y sus gruesos brazos. Su panza me aprieta contra la pared y siento su calor. Entonces Toto me gira y siento un mastil en mi culo. -Te puedo romper el culo aca mismo... JA JA te estoy jodiendo amigo. Aun así, Veo como me miras y se que te gusto. Te gusta esto o no?- me vuelve a girar y estoy enfrente de su panza que me aprieta contra la pared. No puedo moverme. Estoy atrapado. Aprovecho y lo empiezo a manosear. Le froto la panza enorme que me cubre por completo y siento la fuerza de los abdominales por debajo de la grasa. Arriba de mi cabeza estan sus dos pectorales gordos que me hacen sombra. Intento de rodearlo con mis brazos para tocarle el culo pero no puedo. Ni siquiera llego a su cintura. Es muy ancho. Debe ser como cinco veces yo de ancho. -Sos enorme Toto. Y estas gordo pero duro al mismo tiempo. Cuanto estas pesando?- hablo casi que sin aire por toda la presion que hace su cuerpo en mi. -Estoy muy pesado enano. Anoche llegue a los 170 kilos. Soy 80% musculo y lo demas grasa. Pero grasa buena. Mira esta busarda.- acto seguido me agarra con sus dos brazos y me aprieta contra la pared que es su panza. -Te voy a dejar hacer solo una cosa porque veo que estas alzado.- me mira desde arriba con su cara masculina y sonrie con la boca abierta.- Te voy a dejar que me toques este culo inmenso que tengo. Necesito unos masajes ya.- se gira y lentamente observo el pedazo de gluteos que tiene. Dos sandias bien marcadas que explotan el pantalon y no dejan mucho a la imaginacion. Me acerco y con mis manos aprieto cada nalga y las exprimo. No puedo. Estan bien tonificadas y marcadas. Toto las mueve y las siento vivir en mis manos. Entonces veo como sus dos manos las abren hasta el punto de casi romper el pantalon y las cierra con mi cabeza en el medio. Él hace fuerza y aplasta mi craneo. -Ahora se viene lo mejor enano!- el pedo mas fuerte me retumba en la cabeza y me hace vibrar todo el cuerpo. El olor me sacude y me hace lagrimear. Toto se gira y se toca el paquete enfrente de mi cara. -Te gustó e putito.- lentamente se pone su campera, que la estalla, abre la puerta del baño y se va.
  11. Me levanto al dia siguiente, me cambio rapido, desayuno y parto al colegio. Llego un poco temprano y voy al baño. Se repite la escena del primer día. Lo veo a Toto de espaldas y lo saludo tocandole la espalda. Se gira, me saluda y ambos nos dirigimos a mear. Me pongo en uno y veo que Toto no entra entre los separadores por lo cual va a un inodoro. Termino de mear y veo como esta intentando de entrar al cubiculo para mear. El ancho del cuerpo no pasa por la puerta por lo que se tiene que poner de costado. Las tetas tocan el borde del marco y veo que ya se esta desabrochando. En el momento de sacar la pija el se gira enfrentando al inodoro. Y veo su espalda inmensa apretada por el cubiculo. Y su culo esta mas grande que ayer parece. -Gordo culon! Que comiste ayer? Estas mas grandote parece!- me acerco y le toco un cachete, duro pero relleno. Mi mano no ocupa ni un cuarto de lo que es esa nalga. -JA JA, que decis putito. Te gusta mirarme el culo e! Queres que me tire otro pedo en tu cara?- -Jajaja- - Bancame que termino de mear y lo hago.- escucho que tira la cadena y veo como intenta salir del cubiculo. Antes de volver a pasar por la misma humillacion devuelta, huyo del baño y escucho a Toto llamar mi nombre con esa voz grave que asusta. Voy a mi clase y las horas se pasan volando. Hacemos poco pero aprendemos. Es la hora del almuerzo y ya lo veo a Toto sentado con otros tres en la mesa asi que esta vez comere con otros. Cada tanto le robo unas miradas y veo como mastica y traga toda esa comida. Tiene la boca y la garganta grandes y en poco tiempo se baja su montaña de comida y va a repetir. Veo como se lleva puesto por delante a los pendejos y se sirve mas. Vuelve caminando como pinguino debido a su culo y gambas enormes que le hacen abrirlas para caminar. El pantalon lo tiene muy apretado adelante y le ficho el bulto. Pasa por alado mio y me roza con su pierna. -Te debo un pedo cagon.- lo dice sonriendo y sigue caminando. Le echo un vistazo a esas cachas gordas y me acomodo. Lo que se me viene. Lo miro mientras que se sienta y su espalda tapa a los otros tres que tiene enfrentado. Tiene trapecios musculosos que le dan mas envergadura al cuello. La cabeza es proporcional a su cuerpo y el pelo no es ni corto ni largo, pero cae en ondulaciones. Levanto mi bandeja y salgo del comedor. Me dirijo por un pasillo y noto que estoy solo. Que extraño. Entonces escucho unos pasos pesados y rapidos detras mio. Me doy vuelta y lo veo a Toto en velocidad viniendo hacia mi. Me cago hasta las patas y no me da ni segundos para reaccionar. Me atropella y me agarra con sus brazos fuertes. Me aprieta contra su pecho enorme y remera apretadisima. Estoy a varios centímetros del piso y estamos enfrentados cara a cara. Toto me mantiene con sus brazos inmensos que parecen dos bolas de bowling. Los toco y siento la dureza debajo de la piel. Son fuertes y robustos. -Te gusta lo que tocas? No seria la primera vez e. Yo aca estoy tocando huesitos nada mas.- me aprieta con sus manos la espalda y digo: - Basta gordo. Ya me agarraste. Que me vas a hacer ahora?- acerca su cara y sus labios a mi. Son rellenos y grandes. Lo miro a los ojos. Y él abre la boca. -BROOOOOAORRRRR- me quedo tonto. - JA JA JA. Que gordo que estoy e. Estos eruptos me calientan. Me quiero hacer una paja. Soy un mamut!- me baja al piso y me mira de pies a cabeza. -Te gusto eso? Te dije que tenia mas cosas para vos. Y sigo teniendo...- se agarra el bulto y sale caminando hacia afuera. Veo como se rasca entre esos dos jamones jugosos. Es muy fuerte y hace lo que quiere me doy cuenta. Antes de que lo pueda llamar suena el timbre y voy a mi aula.
  12. Un poco de mi inspiracion en Toto...
  13. Un poco de mi inspiracion en Toto...
×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Guidelines, Terms of Use, & Privacy Policy.
We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue..