Jump to content

Felix

Member
  • Content Count

    47
  • Donations

    $0.00 
  • Joined

  • Last visited

Community Reputation

244 Excellent

About Felix

  • Rank
    10+ Posts

Profile

  • Location
    Somewhere
  • This profile is a...
    ---
  • Gender
    Male
  • Orientation
    Bisexual (Male Preference)
  • What are your interests?
    Muscle growth
  • What are your stats?
    Not telling
  • What are you seeking?
    So many things
  • What are your dream stats?
    2 meters, huge hairy muscles
  • Favorite Stories
    Someones
  • Favorite Bodybuilders
    Many of them
  • Got Any Fetishes?
    Muscle growth, macro growth, huge muscles

Recent Profile Visitors

2,163 profile views
  1. En mi familia la lucha libre está en nuestras venas. Desde mi bisabuelo, todos han sido luchadores, abuelos, tíos, primos, todos, incluido mi papá. Mi papá era "La bestia" uno de los mejores luchadores y la promesa hecha carne del legado de mi bisabuelo. El junto con su compañero, "La fiera", era el mejor duo que pudiera existir en todo el mundo de la lucha libre, nada los podía detener. Se ganaron el respeto de muchos y consiguieron grandes victorias juntos. Muchos atribuían su éxito a él fuerte lazo fraternal que tenían, había mil rumores al respecto que trataban de justificar el éxito de mi padre y su compañero, pero siendo honestos, ellos eran mucho más que sólo compañeros. Lastimosamente, su éxito no fue eterno Papá dice que por un malentendido La Bestia y La Fiera tuvieron que separarse. Pero por lo que habia escuchado una vez, Fiera una vez atrapó a papá con otro luchador dentro de su camerino y el pensó en lo peor, cuando en realidad no había sucedido nada. Después de eso, ambos nunca volvieron a verse. Cuando Fiera se fue, se llevó con el la pasión de papá por la lucha, dejándolo solo y con un corazón roto. Papá trató de seguir solo, pero fue decayendo poco a poco. Formó una nueva vida, decidió retirarse y dedicarse a cuidarme a mi. En algún momento a papá se le ocurrió que yo podía continuar con su legado, pero eso no sucedió. Papá aún habiéndose retirado y con su edad, aún conserva el buen físico que le dio sus años de lucha. Ahora tiene menos definición y una pequeña barriga, pero se ve muy bien para su edad. En cambio yo, era delgado y enclenque, ni siquiera pareciera que era el hijo de mi padre. Por algún tiempo me entrenó, me enseño muchas maniobras y otras cosas más. Pero yo no podia con nada. No podía levantar ni una pesa, mantenerle el ritmo a mi padre cuando hacíamos ejercicio y mucho menos lograba hacer algún salto o maniobra. Papá se dio por vencido y comprendió que lo mio no era la lucha libre. El problema era que a mi si me apasionaba la lucha libre, yo quería subir al ring y montar un espectáculo, ser el mejor de todos, dominar el deporte, tener más fama que cualquier otro luchador, más fama de la que tuvo mi padre. No tenía ninguna esperanza de poder tener éxito en la lucha libre, hasta que se presentó una grandiosa oportunidad. Estaba ayudando a mi padre a limpiar un estante donde tiene todo lo relacionado con la lucha libre: mascaras, fotografías, cinturones y otras cosas más. Mientras papá acomodaba algunas cosas, yo estaba desenpolvando el viejo estante, hats que por accidente tire un libro viejo. Cuando cayó se abrió un poco y pude notar que dentro tenía un pequeño compartimento con algo adentro. Tomé el libro y lo abri para ver que tenía adentro. Era una máscara de color celeste con detalles dorados, estaba un poco sucia pero se encontraba en muy buen estado. Se la mostré a papá para ver si sabía algo de ella... -: No puede ser... ¡La encontraste! -. Papá tomó la máscara y la analizó minuciosamente. -: Esta era la máscara de tu bisabuelo: El gran Tlachikauatl, creo que significa musculo en nahuatl o algo así... El era el luchador más grande que el cuadrilatero haya visto, derrotó a todos sus contrincantes sin soltar una gota de sudor por su enorme fuerza. Se decía que la máscara le fue entregada a el por los mismos dioses que decidieron darle su fuerza y poder. Por eso muchos luchadores, como El santo o Blue Demon, trataron infinidad de veces en vencerlo para poder quitarle la máscara y tener su poder... Pero todo eso eran rumores y mitos que la gente creaba para atraer más gente a las luchas -. -: ¿Y que sucedió con el ? -. -: Nadie sabe, según tu abuelo el desapareció sin dejar ningún rastro, algunos dicen que los dioses se lo llevaron y se llevó la mascara con el. Pero como decía... Todo eran rumores, aquí esta la máscara. Me alegra que este aquí y no abandonada en algún basurero -. Papá se llevó la máscara para lavarla mientras yo seguia limpiando. Después de un rato comencé a sentir una extraña sensación, era como si... Como si la máscara me estuviera llamando. Me extraño mucho, era una máscara solamente y solo la había visto una sola vez... -: Creo que ya quedó -. Papá llegó con la máscara como nueva. -: Creo que esta hará una buena reliquia aquí en el estan...-. -: ¿Papá puedo quedarme con la máscara? -. Me sorprendí al momento que mi boca soltó esas palabras involuntariamente, ni siquiera había pasado por mi cabeza, solo sucedió. Papá se quedó ahí pensando -: Por favor -. Otra vez volvieron a brotar palabras en contra de mi voluntad. -: Sabe que... Si, tu quedatela. Creo que le vendría mejor estar en tu cuarto -. Papá me dio la máscara y yo subí con ella a mi cuarto, en realidad no sabía por que, pero sentía cierta satisfacción de poder haberme quedado con la máscara. La puse en el escritorio de mi cuarto y me fui a dormir. . . . Estaba en un cuadrilátero, el público gritaba de emoción, una sensación extraña comenzó a reocorrer mi cuerpo, empecé a sentirme pesado, había gente conmigo en el cuadrilátero, varios luchadores... mi papá. Todos comenzaron a volverse pequeños... No... Yo me comenzaba a volver más alto. De repente un hombre enorme aparece frente mi, con sus ojos al mismo nivel que el mío, traía puesta la máscara de Tlachikauatl. ¿Era mi bisabuelo? Llevo sus manos detrás de la máscara y comenzó a quitársela. Aunque se descubrió la cara, su rostro era borroso e irreconocible. Tomó la máscara y me la puso. Todo comenzó a volverse más ruidoso. Sentí un fuerte dolor y todo era demasiado brillante... . . . Desperte de golpe, sudando a montones y mi corazón palpitando como loco. No sabía que había sucedido, levante mis sabanas y me di cuenta que me había venido en mi sueño... Mi sueño... No podía recordar bien que había soñado. Mis músculos por alguna razón se sentían adoloridos, como si hubiera entrenado como loco. Mi cuarto estaba oscuro, revise la hora en mi teléfono, eran las dos de la mañana... Prendi una lámpara para iluminarme un poco, todas mis sábanas estaban empapadas en sudor, así que las hice a un lado. Pero en cuanto las quite me di cuenta que la mascara estaba a un lado mio en la cama. ¡¿Como demonios había llegado eso ahí?! Tomé la máscara para regresarla al escritorio, pero al tomarla, fue como si mis brazos tomaron mente propia y comenzaron a llevar la masacara a mi cara. No tenía ni idea de cómo estaba sucediendo, cuando la máscara cubrió toda mi cabeza pude sentir una extraña calidez hemanar desde la máscara, tome los cordones de detrás de la máscara y los amarre. Con la máscara ya puesta me sentía... Me sentía... Ufgghhh... Bien... Todo mi cuerpo de pronto se paralizó. Quería asustarme pero había una sensación tan placentera recorriendo todo mi cuerpo que no me permitía sentirme nervioso. Mi cuerpo se sentía caliente, comencé a sudar... Cada parte de mi cuerpo se sentía... Diferente.... -: Aghhhhhh -. Gemi. No sabía que estába sucediendo hasta que baje mis manos a mi pene para disfrutar más el momento. Pero la sorpresa que me lleve cuando me di cuenta de que mi pene se sentía más... Grande... Me baje los boxers y vi como una anaconda salía de mi entre pierna, era enorme y parecía que con cada palpitar se estaba volviendo más grande. Sorprendido y anonadado con mi nuevo y enorme miembro baje una mano hacia el para masturbarme, pero al bajar mi mano note como las venas de mi antebrazo se notaban y palpitaban con fuerza... De hecho mi antebrazo se veía mucho más grande, subí mi mirada y vi un bicep que probablemente le pertenecía a un levantador de pesas profesional. ¡Era imposible! ¡De verdad ese brazo era mío! La sensación de la sangre circulando por las venas de mis brazos y volviéndose más y más grandes con cada palpitar me tenía en un completo estado de extasis. La sensación subió y alcanzó mis hombros y en ese momento... -: AGGHHHHHHH -.Y como una explosión, mis hombros se inflaron como globos, globos llenos de musculo hecho roca. Al expandirse mis hombros, se extendió mi espalda y al extenderse mi espalda, le abrió paso a mi pecho para desarrollar unos enormes pectorales que jamás había visto en cualquier otro hombre. Con cada palpitar se volvía más grande, se volvía más pesado y me comenzó a impedir ver debajo de ellos. Era doloroso, pero era un dolor que me resultaba bastante placentero. Con una mano aun masajeando mi verga, pude sentir como mis bolas pasaron de ser pequeñas uvas a enormes pelota de béisbol. Realmente necesitaba vaciarlas. Mientras con mi otra mano seguí recorriendo mi estómago, no podía ver debido a mis musculosos pectorales, pero pida sentir 4...6... ¡8! Perfectas abdominales del tamaño de mi palma... O bueno del tamaño de una palma de la mano de una persona normal. Mientras me encontraba perdido tocando mi abdomen, ignore por completo el proceso de crecimiento de mis piernas. Me habia perdido el momento en el que los delgado fideos que tenía pasaron a ser gruesos pilares que podrían ser capaces de aplastar el metal sólido. Lleve mi mano a mi culo para ver que tanto había creció... Y vaya que había crecido, creo que esta vez sería le envidia de todos, dos esferas redondas y fuertes de puro musculo me daban un trasero digno de los dioses. Habia ganado algo de vello en todo el cuerpo, lo que sinceramente me hacía más ardiente. Cuando el crecimiento comenzó a parar, unas últimas palpitaciones recorrieron mi cuerpo, cada una más satisfactoria que la anterior. Ya no lo podía evitar. Los músculos, el tamaño, la fuerza... Todo era... Era... -: ¡¡GRRRRRRHHHHAAAAAAAAAHHHHH!! -. Gemk con fuerza mientras mi verga liberaba litros y litros de semen, con una eyaculacion tan potente que alcanzó al tro lado de la habitación. Cai al suelo, rendido, cansado... Y satisfecho. Mi enorme cuerpo creo un estruendo que yo creo que se oyó en toda la cuadra. Oi pasos correr hacia mi puerta. Mi papá entró preocupado, preguntándose que había sucedido y se sorprendió a un más al verme ahí tirado, con un cuerpo musculoso, digno de los dioses. Papá me quito la máscara y me levanto. Le costó mucho ya que era muchísimo más pesado de lo que era antes, también era muchísimo más alto. Si mi papá era un hombre alto y ahora el me llegaba al pecho, se veía gracioso, se veía muy pequeño. Mi papá comenzó a preguntarme cosas, pero yo solo oía murmullos, mi mente seguía en otro lado. Hoy era mi...Mmmhh... Ya no recuerdo cuantas luchas llevo invicto la verdad. Papá se volvió mi representante y conecte a participar en muchas luchas en todo el país. Ahora era "El hijo deTlachikauatl". No había encontrado a alguien que fuera lo suficientemente fuerte como para derrotarme, pero eso no me preocupaba, también disfrutaba de los gritos y aplausos del público. De vez en cuando le echaba un ojo a algún chico en el publico para darle un pequeño momento de fan. Y vaya que tenía muchos fans... No sabía lo bueno que era en el sexo... Quiero decir con mi enorme verga y mi culo, todos quedaban fascinados, era imposible resistirse. Podía aguantar por horas y horas y no poder cansarme. Por las noches papá me entrenaba y después de entrenar me daba un masaje que para "relajar los músculos" decia el, aunque creo que en realidad lo hace por que le gusta mi nuevo cuerpo... No lo voy a negar a mi también me fascina mi nuevo cuerpo... Probablemente también me gusta mi papá... Cuando duermo, me dejó puesta la máscara con la esperanza de que Tlachikauatl me bendiga con más músculos... Creo que siento la sensación de calor recorrer mi cuerpo otra vez...
  2. Mi papa había invitado a mi tío Ricky a que pasara el fin de semana en nuestra casa. Mi tío Ricky era el hombre más genial que había conocido. ¡Era enorme! Desde chico le empezó a apasionar el fisicoculturismo así que comenzo a entrenar desde temprana edad, lo cual le rindio buenos frutos por que ahora es un verdadero semental. Llevaba invicto 6 años en sus competencias de fisicoculturismo y eso que sólo recuerdo las anuales. Con 1.85 de altura y pesando alrededor de 123 kg era un dios entre nosotros. En cambio mi papá era totalmente distinto a mi tío. El es unos 7 años mayor que mi tío pero sinceramente, el no parece el hermano mayor. A comparación de mi tío, mi papá nunca tuvo interés en ningún deporte, además de que no heredó los mismos genes que mi tío. El solo media 1.70 y pesaba 78 kg, pero eso solo era por la panza que le había crecido después de que mi mamá lo dejó. A veces me sentía mal por mi papá por que el no se parecía en nada a mi tío Ricky, a veces me gustaba imaginar a mi papá con el mismo cuerpo que mi tío Ricky. Pero para nada esperaba lo que iba a suceder ese fin de semana. Mi tío Ricky llegó el viernes, claramente un poco más grande que la vez anterior que lo había visto. -: ¡Aquí esta mi sobrino pequeño favorito! -. Dijo haciendose espacio entre el marco de la puerta para poder pasar y abrazarme. Traía una camisa sin mangas del gimansio, entonces mi cara estaba siendo embarrada sobre sus pectorales mientras me abrazaba con fuerza. -: También me da gusto verte tío -. Traté de decir aún con mi cara sobre su pecho. -: Me da gusto que hayas llegado Ricardo -. Le dijo mi papá. -: Ja como no me iba a aceptar una invitación de mi hermano, veras lo genial que será este fin de semana sobrino, lo prometo -. Esa noche cenamos pizza, normalmente entre mi papá y yo nos comíamos una grande sin problemas, pero esa noche había una pizza grande y 4 extra grandes en la mesa. -: Tengo que alimentar a mis músculos, si no ¿Como seré así de grande eh? -. Decía mi tío con comida aún en su boca y levantando ambos brazos mientras los flexionaba. Encontraba bastante atractivo el físico de mi tío, sobre todo por la parte de que lucia descomunal a lado de cualquier persona. -: Por lo que veo tu no haz alimentado correctamente a tu cuerpo eh hermano -. Le dijo mientras le daba unas palmadas a su estómago. -: Ja, no para nada -. Dijo mi papa despreocupado, pero podía ver un poco de vergüenza en su rostro. -: Que suerte que para ti sobrino tienes más los genes de tu tío que de tu papá. Será mejor aprovecharlos o si no terminaras con la misma panza que aquí tu viejo -. Yo solo pude asentir y fingir una pequeña risa. -: Es más, mañana iremos a un gimnasio y empezaremos tu entrenamiento -. -: Creo que esta bien tío -. -: Así es, en poco tiempo tendrás un cuerpo envidiable como el mío, deberías de unirte os mañana también hermano, quizás pueda ayudarte a bajar esa panza -. Papá solo fingió una pequeña sonrisa para asentir. Más tarde, saliendo del baño después de haberme cepillado los dientes, me asome al cuarto de invitados donde mi tío Ricky iba a dormir. Tenía la puerta entreabierta así que pude ver que estaba haciendo adentro. Estaba en boxers, haciendo lagartijas cambiando entre un brazo y el otro. Podía ver cada parte de su cuerpo inflarse por la fuerza que realizaba y sus venas marcarse por todo el esfuerzo. -: 126... 127... 128... -. Murmullaba. Vaya que era un fanático del ejercicio. Justo a lado del cuarto de invitados estaba el cuarto de mi papá, el tenía la puerta abierta y pude ver que estaba sentado en su cama mientras se masajeaba un brazo. -:¿Todo bien papá? -. -: Oh, si, si hijo no te preocupes, sólo un pequeño dolor que empecé a sentir en los músculos. En serio nada de que preocuparse -. Me retire viendo que mi padre aun seguía revisandose el brazo, pero como él dijo, no le di mucha importancia. Al día siguiente, mi tío Ricky fue a despertarme muy temprano. -: ¡Despierta sobrino! Hora de comenzar el día al máximo -. Tomó la orilla de mi cama y la comenzó a levantar haciendo flexiones. No traía camisa, así que podía ver sus bíceps en su máximo esplendor, quería tocarlos, ver como se sentían esas esferas de musculo a todo su potencial. Me prepare para ir al gimansio. Solo tomé un oants y una camisa que tenía ahí para cuando salía a hacer ejercicio. Bajando a la cocina encontré a mi tío Ricky, ya por fin vestido, y a papá con una camisa sin mangas, que solo exponia sus delgados brazos y su complexión descuidada. Aunque viéndolo bien, no podía ver su panza, parecía más bien como si no tuviera panza. Me resultó bastante extraño así que antes de salir le volví a preguntar si se encontraba bien. -: Aún siento ese pequeño dolor de anoche pero ahora en otras partes del cuerpo, pero sinceramente creo que me siento mucho mejor -. Mi tío nos llevó a un gimnasio que había encontrado en Internet. Al llegar, mi tío enseguida comenzó con el ejercicio. -: Vamos, primero hay que calentar -. Empezamos con algo sencillo, hasta que empezó a aumentar la dificultad poco a poco. Fui capaz de seguirle el paso a mi tío, a mi propio ritmo claro, pero en cambio mi papá ya estaba recargado sobre sus rodilla tratando de recuperar el aliento. -: Vamos hermano ¿Tan pronto te cansaste? -. -: Lo siento... Sigan... Sin mi -. Le dijo y se fue a sentar a una banca. Mi tío y yo seguimos, comenzamos a levantar pesas. Me puso algo a mi nivel y me guió durante todo el ejercicio. Me indicó como realizar correctamente cada ejercicio, poniendo sus manos en mi cuerpo para guiarme. No podía evitar sentir cierto placer cuando me tocaba con sus enormes manos y cuando mi espalda rozaba con esculpido torso. Después de un buen rato decidí tomar un pequeño descanso, mientras tanto mi tío comenzó a hacer una rutina más a su nivel. Cuando fui por un poco de agua vi a mi papá sentado tomándose de ambos brazos y con una clara expresión de incomodidad. Preocupado me acerque y le pregunté si algo le sucedía. -: Es el dolor hijo... Esta vez es mas... Nghhh... Intenso... Ahora lo siento... Ughhh... En todo el cuerpo -. -: Deja llamo al tío Ricky para ir llevarte a algu... -. -: No hijo, no... Para ser sinceros... Ughhh... Se siente... Nghhhhh... Se siente muy bien... -. Quede muy confundió ante la declaración de mi papá, estaba listo para responderle cuando de pronto... -: ¡ARGGHHHH! -. Papá grito con un tono de voz muy distinto al suyo. En ese momento como si estuviera conectado a una bomba de aire, cada musculo de su cuerpo se expandió en un segundo. Me hice para atrás de la impresión en el momento que sucedió la explosión muscular en el cuerpo de mi padre. Cada musculo en su cuerpo estába palpitando y llenándose poco a poco de musculo, no tenía ni la remota idea de que estaba sucediendo, pero la expresión en el rostro de papá había cambiado. Ahora lo estaba disfrutado. -: Owwhh... Mierda... Esto se siente bien -. Gemia papá mientras su cuerpo cambiaba. Me acerque otra vez, consternado del cambio que estaba sucediendo en el. Sin aun haber tocado su piel, el sentia muy caliente, como si sus músculos estuvieran trabajando en su máxima potencia. -: ¡ARGGHHHHHGG¡ -. Volvio a gruñir mi papá tras otra explosión muscular en su cuerpo, había pasado del cuerpo de futbolista al cuerpo de un levantador de pesas. -: ¿¡Qué demonios esta sucediendo?! -. Oí un grito venir del otro lado del gimansio. Salí corriendo para ver de que se trataba y vi que era mi tío Ricky... Volviéndose mas pequeño... -: Ughhhhhh -. Gruñia de esfuerzo al tratar de mantener levantada una pesa que claramente el ya no podía levantar. Fui corriendo hacia el para poder ayudarlo a bajar la pesa. Al estarlo ayudando, me di cuenta de que en realidad no era tan pesada. Cuando por fin bajamos la pesa lo pude ver mejor. La camisa que traia ya no le quedaba tan pegada como antes, ahora se veía holgada y grande para el. Claramente estaba perdiendo sus enormes músculos a un ritmo acelerado. Tenía una cara de horror que nunca a imaginaria ver en el. Viéndolo mejor, incluso su cara había cambiado, ya no tenía la misma forma cuadrada de antes. El ya no era el mismo hombre de antes. Ya no tenía el mismo pecho musculoso o sus gruesos brazos o las esculturales piernas... Ahora el era más como... Mi papá... -: ¿¡Que demonios esta sucediendome?! -. Me pregunto en angustia, pero antes de poder respondorle, mi papá soltó un rugido aún más fuerte y grueso que el anterior. -: ¡ROAAAAAAAAAAAAARRRGHHH! -. Todo el lugar tembló por un momento. Estaba asustado por ver que le había sucedido a mi papá, pero al mismo tiempo me mataba la curiosidad por ver su nuevo cuerpo. Mi tío y yo nos acercamos al enorme hombre arrodillado que trataba de recuperar el aliento. Me acerque y me agache a un lado suyo. Sus pectorales palpitaba y se inflaban con cada respiración que hacía, sus hombros eran enormes esferas que ni siquiera podía cubrir con una mano mía. Sus bíceps eran unas máquinas trituradoras de rocas hechos del más duro musculo. Sus muslos asemejaban o eran inclusive más grande que los de un caballo. Su espalda se había vuelto tan grande y gruesa que creo que hasta era mucho más grande que todo yo. También podía ver un enorme bulto que también palpitaba en su entre pierna. Por fin puse mi mano en su brazo y lo llamé. -:... ¿Papá?... -. El levantó la cara, estaba sudando a chorros, se veía muchísimo más varonil, incluso aún más que el tío Ricky, le había crecido una perfecta y frondosa barba. Tenía sus profundos y masculinos ojos viéndome directamente. Por un momento papá me pareció muy atractivo. -: No te preocupes hijo... Te dije que estoy bien -. Respondio con una nueva y gruesa voz que me hizo temblar. Tomó mi mano con su gigantesca mano y me acerco a él para abrazarme. Estar envuelto en esos enormes músculos era una una sensacion completamente nueva y fascinante, cada centímetro cuadrado de musculo que me tocaba era como un choque eléctrico de puro placer que me inundaba, su pecho, sus piernas, su jodidamente enorme espalda, todo era totalmente ardiente. Cuando terminó el abrazo me tomo del brazo y me puso de pie con el. Cuando yo ya estaba completamente parado, el seguía estirandose hacia arriba. ¡También se había vuelto más alto! Creo que era más alto de lo que era mi tío Ricky, quizás el media más de dos metros. -: ¿¡Que demonios hiciste?! -. Dijo mi tío Ricky con una voz chillona y algo ridícula. -: ¿¡Tu me hiciste eso no es así?! Regresame a la normalidad. ¡Regresame mis músculos! -. -: Ricardo, por favor, calmate... -. -: ¿¡Como quieres que me calme?! Yo que tu voy averiguando como ha... -. -: ¡TE DIJE QUE CIERRES LA BOCA! -. Su grito probablemente se pudo haber oído a kilómetros alrededor fuera del gimansio. Era tan profundo y varonil que pude ver que me produjo una ereccion a mi tío Ricky... Y a mi. -: No se como demonios sucedió esto y no tengo ni la menor idea de como revertir esto, así que agradecería que dejaras de actuar como un idiota y dejes de quejarte porque... Porque sinceramente... Esto se siente muy bien -. Y comenzó a masajearse sus enormes pectorales. Estaba sumido en su propia vanidad por su nuevo y escultural cuerpo. Mi tío Ricky solo veía como mi papá disfrutaba de sus antiguos músculos. Papá se detuvo y volteo a ver a mi tío Ricky. -: Hey Ricardo no te preocupes... aquí tienes a tu hermano mayor para ayudarte... ¿No es así? -. Más allá de querer confortarlo, sonaba más a amenaza, la cual mi tío Ricky captó en segundo y comenzó a reír de los nervios. -:... Ja si hermano... Si... -. Supongo que el fin de semana si fue bastante genial... Excepto por ese pequeño dolor muscular que me empezó a dar después de la transformación de papá.
  3. Don't worry, I'll have it as soon as I can
  4. Salí corriendo de mi casa, ignorando por completo que tenía una ereccion enorme que no me podía quitar por que aun seguía imaginando la foto de Jake y su cuerpo musculoso cubierto por una camisa de superman. Quería llegar lo más pronto posible para ver que no hubiera ocurrido algo malo. Pero fui interrumpido por el timbre de mi celular. Dejé que sonara y seguí corriendo hacia el gimnasio. Mi celular sonó un par de veces más hasta que por fin lo conteste. Era Simón. -: No puedo hablar ahora, llamame después -. -: ¡No espera! Necesito que vengas a mi casa -. -: No puedo tengo que ir al gimansio a ayudar a Jake... -. -: Te dije que vengas a mi casa AHORA -. Oí una voz imponente salir de la bocina del teléfono que hizo que me detuviera en seco. Sonaba como Simón, pero más ronco y grave. -: D-de acuerdo -. Su casa se encontraba en el camino al gimansio así que no tuve que desviarme tanto. Llegué a su casa y me encontré con la puerta abierta. -: ¿Simón? -. Lo llamé mientras iba entrando a su casa. -: ¡Aquí arriba! -. Se oía aún más ronco. Subí las escaleras y volví a llamarlo. -: ¿Simón? -. -: Por acá -. Cambien por el pasillo siguiendo su voz. -: ¿Recuerdas que escogí que yo me disfrazaria de Aquaman para nuestra liga de la justicia? Y como todos se burlaron por que ni de chiste me parezco en nada a Jason Momoa -. Llegué a la puerta de donde provenía su voz y comencé a abrirla. -: Bueno ¿Qué te parece un Aquaman mejor que Jason Momoa? -. Cuando abrí la puerta, no podía creer que ese era Simón. -:¿¡Simon?! -. -: ¿Qué te parece amigo? Genial ¿no? -. Dijo mientras flexionaba su musculoso brazo de forma engreída. -: ¿¡Pero como?! -. Comencé a preocuparme. Primero Jake y ahora Simón... -: No lo sé amigo, acompañe a Jake a comprar su camisa de superman a una tienda extraña y ahí encontré este tridente -. -: ¿También estuviste en la tienda extraña? -. -: Si, se veía algo vieja, pero fue una suerte a ver encontrado esto, después de llegar a casa mi cuerpo comenzó a cambiar y a crecer y parecieron estos nenes -. Dijo mientras hacía una pose y flexionaba sus enormes pectorales. -: Después de crecer decidí quitarle los músculos falsos a mi traje y ponermelo para ver como me quedaba... ¡Y me quedaba bastante genial! Pero después volví a crecer más e hice trizas el traje, así que me puse creativo y tome un posador de mi hermano de cuando el practicaba fisicoculturismo, tomé el emblema del traje y se lo pegue ¡Y heme aquí! -. Comenzó a flexionar todo su cuerpo, no importaba si no sabía nada de fisicoculturismo, cada pose lo hacía verse imponente. Estaba un poco mojado, lo que hacía que cada parte de su cuerpo se viera aún más ardiente, las enorme protuberancias que creaban sus dos poderosos pectorales, sus esféricos y bien formados bíceps y triceps, el grosor de su nueva y monstruosa espalda, las fibrosas y musculosas piernas que sostenía todo aquel monumento. Era realmente hipnotizante, pero recupere el sentido al recordar a Jake. -: Hey tengo que ir con Jake, el tambien le está sucediendo algo similar y tengo que ir con el antes de que se vuelva mas... -. -: ¿Qué? ¿Con Jake?... Mejor quedate aquí conmigo... -. Dijo Simón esta vez con una voz aún más profunda y... Erotica. Comenzó a acercarse a mi poniéndome contra la pared. Creo que ahora era más alto, mi cara estaba siendo presionada por su duro y velludo pecho. Aún cuando me causaba un poco de dolor la presión de su cuerpo contra el mío, era una sensación bastante placentera. -: El tridente me ayudó a hacer crecer mis músculos... ¿Pero sabes que lo provocaba?... Tu -. Dijo con una expresión de soberbia. Y como dijo, sus músculos comenzaron a expandirse frente a mis ojos. Yo estaba en un completo estado de extasis. -: Eso es, disfruta de este monumental cuerpo... Y hazme más grande -. Mientras decía eso comenzó a meter su mano a mi pantalón y empezó masajear mi pene. Auncon un orgasmo que no paraba, aun trataba de no olvidar que debía ir a ayudar a Jake. No debía olvidar... A... Jake... Y... Al resto... De... La liga...
  5. -: Lo siento hermano, otra vez, ja -. Dijo mi hermano menor entrando a mi habitación a tomar otro par de boxers. -: Te juro que esta vez no esperaba que sucediera otro crecimiento espontáneo, pero creo que me equivoque -. Decía con algo de vergüenza, pero podía oír como se reía después de decir eso. Desde que comenzó a crecer se ha vuelto más molesto. Entraba a mi habitacion solo para provocarme, ni siquiera le quedaban mis boxers. Resulta que mi hermano "pequeño" comenzó a entrar en una hiperpubertad a los 18, fue algo así como una segunda pubertad. Su cuerpo producio testosterona de más, lo que provocó un crecimiento adicional en el y como si fuese la pubertad, excepto por el acné y esas desventajas, volvio a desarrollarse aún más. Los doctores esperaban que en algún momento su cuerpo se regulará y su segunda pubertad terminará, pero no fue así. El siguió produciendo más y más testosterona y el siguió creciendo más y más. Yo me di cuenta por primera vez cuando el idiota no cerró la puerta del baño y entre por accidente cuando el estaba adentro, recargado con una mano contra la pared y la otra sosteniendo su pene erecto que expulsaba litros y litros de semen llenando casi al tope la taza del baño. Nunca iba a olvidar el tamaño de su miembro en ese momento, era tan grande y grueso como mi brazo. El estaba soltando unos gemidos que no sabía si eran de dolor o... Placer. En ese momento seguía siendo igual de delgado, pero tiempo después comenzo a ganar musculo como loco. El ni siquiera tenía que hacer ejercicio y su cuerpo solo crecía y crecía, de un momento a otro paso de ser un enclenque a un atleta y de un atleta a levantador de pesas profesional. Pensé que su crecimiento se quedaría ahí, pero pronto comenzó a ganar altura, solia ser más pequeño que yo, pero después alcanzó mi altura, luego me superó y al final, comenzó a chocar contra la parte superior de los marcos de las puertas. A partir de un año sus crecimientos comenzaron a ser más espontáneos y excesivos. Recuerdo que una vez regresando en metro de una de sus consultas a las que lo había acompañado comenzó a crecer frente a todos, su pecho explotó y creció en puro musculo rompiendo su camisa y empujandome al suelo. Sus brazos se engrosaron al tamaño de balones de softbol y de la fuerza con la que estaba apretando el tubo para sostenerse lo deformo por completo. Sus jeans en ese momento se hicieron pedacitos por el nuevo volumen de sus piernas, se quedó solamente en boxers y una camisa que exponía sus enormes pectorales. Todo el mundo veía el enorme miembro que salía junto con su pierna que casi alcanzaba su rodilla y como derramaba un pequeño chorro de semen. El solo volteaba hacia abajo de vergüenza, pero cuando le di mi sudadera para que se pudiera tapar, podía ver que en realidad lo estaba disfrutando. Quisiera haber podido conservar esa sudadera ese dia, pero al llegar a casa mi hermano solto todo lo que no pudo en el metro, llenando por completo mi sudadera de su semen. Después de dos años, el ahora podría derrotar a cualquier Mr. Olympia, pero no le permiten participar claro. Nos mudamos a una casa donde todo era del tamaño para el, ahora caminaba a todos lados sin camisa y a veces en solo boxers. Puedo ver su abultado pecho y como se aprieta uno sobre otro cuando camina, o sus musculosos brazos que son mucho más gruesos que mis piernas y su espalda como un perfecto diamante hecho de duro musculo. Sinceramente, suelo disfrutar sus espectáculos cuando se luce con su descomunal cuerpo. A veces me carga y me abraza con fuerza mientras yo solo trato de ocultar la ereccion que me provoca sentir sus músculos, u otras veces que estamos viendo televisión en la sala y el se queda dormido sobre mi en el sillón. Me aplasta por completo con su enorme tamaño por su puesto, pero es realmente placentero cuando se acuesta y envuelve sus brazos y piernas sobre mi. Es una molestia, pero sinceramente amo cada momento que paso con el... -: ¿Oye puedo invitar a tus amigos? Creo que ustedes son los únicos con el tamaño suficiente para satisfacer mis necesidades -. Oh, había olvidado que también desarrolló un apetito sexual exagerado, así que supongo que ambos salimos ganando de su hiperpubertad.
  6. Ese día tenía entrenamiento con un chico nuevo, recién inscrito al gimnasio. Cuando llegó era obvio que era su primera vez en un gimnasio, bastante delgado y viendo todo lo que había a su alrededor. Le pregunte que si estaba listo para comenzar y el dijo que si. ¡Asi me gusta! Que no se desanimen y que estén listos para todo. Ese día el gimnasio estaba lleno, sobretodo de los profesionales, aquellos que toda su vida estuvieron ejercitando su cuerpo para llegar a ser los dioses musculosos que son ahora. Y no es por presumir, pero me siento orgulloso de ser uno de ellos. Comenzamos con unos ejercicios simples por qjeno quería que se lastimarla en su primer día. Le pedí que hiciera algunas flexiones para ver que tan bien estaba de condición, el chico apenas y pudo seguir después de la segunda. Oí algunas risas detrás de nosotros, era un par de grandulones que sólo veían al pobre chico dar su mayor esfuerzo. El chico, tratando de levantarse del suelo, tenía una cara de molestia, le dije que los ignorara y que lo importante era que se enfocará en el mismo. -: Claro, después seré yo quien me burle de ellos, tenlo por seguro -. Dijo eso con una seguridad y una soberbia que me preocupo un poco. Después de un rato, entre jadeos, me pidio que lo puseria a hacer algo más difícil, que quería desafiar se asi mismo. Obviamente le dije que no, si unos cuantos ejercicios lo agotaron por completo, como iba a terminar si le ponía algo más difícil. El insistió, que el solo quería probar su fuerza en alguna maquina. Al final cedí, solo para mostrarle que no estaba listo y que todo toma tiempo. Lo lleve a una maquina de poleas, me coloque detrás de él y puse el peso más ligero que había, el chico aun con todo el esfuerzo, apenas y pudo levantar por completo la pesa. Vi a algunos tipos alrededor volteando a verlo y burlándose, le iba a pedir que se detuviera, no quería dejar que hiciera el ridículo frente a todos, pero me interrumpió antes de que pudiera decir algo. -: Más...-. Me dejó confundido... ¿De verdad habia pedido mas? Si apenas y pudo hacer una sola repetición. -: Dije que más... -. Dijo con un tono más enojado. Le hice caso y subí el peso, esta vez para darle una lección. Empezó a intentar a hacer una repetición, pero nada, podía ver el peso no se movia ni un poco. Solté un suspiro decepcionado y abrí la boca para decirle que ya se detuviera. Pero de pronto, escuché como la polea levantaba el peso, voltee a ver y así era, lo estaba logrando, no se como, pero estaba logrando hacer la repetición. Regrese mi vista a el impresionado, el estaba gruñendo de esfuerzo mientras completaba la repetición. -: Más... -. Le pregunté si estaba loco... Le dije que ya había logrado lo que quería, no podía dejar que levantará algo más pesado o esta vez si se iba a lastimar. -: ¡Dije que más! -. Grito con una voz más gruesa de lo normal. Me empujó y el mismo aumento el peso y una vez comenzó a tratar de levantar el peso. Esta vez si me había echo enojar, en cuanto recupere el equilibrio camine directo a el, pero me vi interrumpido cuando vi algo extraño en su espalda. Se veía más... Ancha. El chico había llegado como un encleque y ahora parecía un atleta recurrente. El seguía gruñendo cada vez más fuerte y entonces pude ver lo que estaba sucediendo, cada sujeto en el gimnasio comenzaba a tener problemas para seguir con su ejercicio, para levantar el peso que tuvieran encima... Y volviéndose más delgados... Estaban perdiendo sus músculos... Mientras que el chico se comenzaba a a volver más y más grande. Está estupefacto ante la imagen que estaba sucediendo justo frente a mis ojos. Mire hacia abajo y vi que yo también estaba perdiendo musculatura pero a menor grado que los otros chicos, mientras que ellos se empezaron a volver hombres totalmente delgados, yo aún conservaba algo de masa muscular. Podía ver mis pectorales reducirse y como mis hombros se hacían más delgados, dejando de ocupar tanto espacio, mis brazos perdieron definición y me sentía un poco agotado. No quería pensar como les estaba llendo a los demás. El chico en cambio se estaba volviendo enorme, mientras comenzaba a hacer más repeticiones, podía ver su espalda crecer más y más extendiendo sus hombros a otro nivel, se veía tres veces más ancho que cuando era delgado. Sus brazos se llenaron de músculos, sus bíceps volviéndose enormes bolsas de músculos y sus antebrazos más gruesos que mis piernas. Y hablando de piernas, las suyas eran lo que le sigue de gruesas, era obvio que necesitaban ser así de enormes para poder sostener todo ese semental, creo que podía destruir un bloque de concreto con esas cosas. ¡Creo que el podía destruir cualquier cosa con ese cuerpo! -: ¡¡MÁAAAS!! -. Grito la bestia frente a mi haciendo retumbar todo el gimnasio. Cuando todos en el gimansio eran unos flacuchos que ya no se podían levantar, el paro y volteo a verme, no había crecido en altura, pero sus músculos lo hacían ver temible, ahora podía ver la parte de frente de su impresionante torso... Y el bulto enorme de su entrepierna. Se acercó a mí y me empujó contra la pared con solo el peso de sus enormes pectorales que sobresalían obsenamente, remarcando mucho su musculosa silueta y chocaban contra su barbilla. -: Más... -. Dijo viéndome directamente a los ojos...
  7. My boyfriend was very susceptible to what people said or thought about him, he had never had much self-confidence in himself, he was ashamed to be small and thin, although I insisted he was my little man and love him that way. But he was very hard to convince, it was very difficult to get an idea out of his head, it was tremendous the day I told him that we were going to dinner with my parents to introduce him. He said that they were gonna be disappointed to meet him. I had trouble trying to convince him but after a while I had succeeded. -: What does it matter if you are the size of an Hercules or a normal man? I love you that way and I want them to know you that way -. I said. I think the part of the Hercules could have inspired him. When the day came, we were in front of my parents' house, but just before I could ring the bell, he said that he had forgotten something in the car. I waited for him so we could get in together but he was starting to take so long. When I has enough I went to the car to see what he was doing. There he was out of the car looking for something at the back door, when he got out he was holding a white bottle I had never seen, he opened it and gave it a huge sip. I didn't think my boyfriend was going to drink alcohol to have more confidence, he didn't even could hold a couple of beers. When he finished, he threw the empty bottle on the floor and stood there. I approached him annoyingly asking him why he was drinking alcohol that way, but he didn't answer, he had an empty look, as if he was feeling bad. I approached him slowly asking him what was wrong with him, when he suddenly hugged himself and let out a scream, but it wasn't like a scream, it was something like a groan. He started to sweat too much and have spasms, I got scared and took the phone to call for emergencies, but he stopped me, told me that I didn't have to worry. He then released another groan that was deeper than the previous one and then I watched as his shoulders and back began to expand. It was impossible! I opened and closed my eyes and could not believe it, suddenly I saw his noodle arms begin to thicken more and more, revealing a huge bicep like a ball and a forearm as thick as my leg, his chest began to push the shirt forward and filling it with pure hard and strong muscle. I could only see how his pants began to fill and stretch before his muscular legs and how they began to make him taller. His body was beginning to become the envy of any bodybuilder, bigger, stronger, more hot. It seemed that the growth was already slowing down, but not before ending with some small spasms that made him moan and gave a little more volume and definition to his body to his body. I couldn't believe it. He was much bigger than any man that I had seen. After recovering I had to looked up so I could see his face, that even it had changed, now he had a more masculine and attractive gesture. He approached me while I couldn't move, I didn't know if it was by impression or by admiration. He was also much taller than me, even when I considered myself tall, looking up to see him in the face made him quite intimidating. My face was at the height of where his gigantic pectorals ended, I knew when he took me with one hand behind my back and as if nothing approached me while he had a flirtatious and cocky face. With my body glued to his I could feel how huge and strong he was, it felt as hard as a wall. I could also feel a large lump throbbing hard between his legs. I was still motionless, but I felt my penis getting excited at the presence of that giant and how a huge wet space formed in my pants. My hands took will of their own and began to explore every part of his muscular body, I felt the hardness of every inch of his biceps and triceps, I could feel the strong throbbing of his veins, next with the monumental valleys that formed in hus torso and the force that emanated from his gigantic legs, everything was a feast for my touch and sight that only increased the erection that the body of the adonis produced in front of me. - Let's go see your parents, shall we? -. He said lifting my petrified body as if it were nothing.
  8. Mike needed extra credits if he wanted to spend the year. And the only way to get them was to participate in the college's fighting team. Mike was not a fan of sports, he wasn't very athletic so he was not very excited to join the team. "I only get the credits and I'm leaving," he thought. The first days were the worst for Mike, without any condition, the exercise was killing him and it was ridiculously unfair every time he had to fight with his teammates who were bigger and stronger than him. He always lost and ended up making a fool of himself, but that wasn't what bothered Mike. What bothered him was that he always ended up making a fool of himself in front of Carlos. Carlos was the captain of the football team ... And Mike's crush. The wrestling team practices were held in the gym where the dressing rooms for the football team were also. Whenever they went out to train, Mike was on the ground with a guy on top of him crushing him and always with Carlos seeing him defeated. He felt ridiculous, he wanted to give up, leave the team, he didn't care about the extra credits anymore. But the coach hadn't lost hope in Mike. Coach Joe was a 40's-something old man, his body still had the memories of when he was once a bodybuilder, his shirt tight on his hairy pectorals and sleeves that did not resist such biceps and triceps, always wearing small shorts that exposed his large hairy legs and they did not hide the large and marked bulge of his crotch. Perhaps he no longer had the same ripped abs he once had, but it got well replaced by a strong belly that made him look good. He had a rather manly face, bushy eyebrows and an abundant beard with some touches of white hair, a few wrinkles that age had given him and that made him look more manly. The man was quite an alpha, fearsome, but friendly and somewhat mysterious from time to time. -: "I will help you get those extra credits and maybe be able to impress that captain of the football team." Said Coach Joe to motivate Mike He started training overtime, out of class and on weekends, he said he would train him to participate in the university tournament and if he won he would give him the credits he needed. But only a few days later, Mike instead of feeling better, he just felt even worse. His whole body was exhausted, the coach had offered to fight him to practice more, but the man left him even worse than his teammates. The day before the tournament, after an exhausting workout, Mike was lying on the ground, unable to move any muscle of fatigue while the coach watched him. Joe didn't know what else to do to help the boy, he thought about the last option he had, he didn't want to do it, but he still believed in Mike and wanted to help him. Mike saw the coach go to the bathroom, but he said nothing and preferred to keep lying on the floor. After a while Mike saw the coach getting out with one of those bottles for protein. Joe knealed near Mike and put the bottle directly in his mouth. He didn't gave Mike time to react, he almost choked with the contents of the bottle. He didn't expect a sweet taste like a milkshake, but he also didn't expect a slightly bitter and salty taste, with a viscous texture. He tried to get rid of the coach or push the bottle aside, but Joe was stronger than him, not even flinched by Mike's little bumps. -: "Take it all, I know it stinks but it's the best for you" Until the last drop of the bottle passed through Mike's throat, the coach pulled himself off him and let him breathe. -: "What the hell was that ?!" Mike asked between gasps. -: "An old concoction that my father prepared for me when I was your age, secret recipe". Joe said with a wink. Mike was upset with the coach so he decided to leave. He was fed up, he was never going back, he didn't care about the tournament or the extra credits. He still had the strange taste of the drink in his mouth when he got home, decided to go straight to bed, not only because he was exhausted, but also because he just wanted to do more than be upset. The next day, Mike woke up, with a strange sensation in his body. He felt sore but at the same time full of strength and energy. He sat on the side of the bed and when he standed up he felt that he lost his balance because of the weight of his body. He turned down and was speechless. He had grown, his muscles had grown, now he had pecs and big biceps and he felt so good. He wondered how that was possible, it should have been his coach's drink, it was the most obvious. He went to the bathroom and saw himself in the mirror. His muscles had teared off the shirt he was wearing and his pants were tight around his strong new legs. He began to caress every part of him which caused him an erection. His penis had also grown, one hand was not enough to satisfy his new member. But what most caught his attention were his balls. Perhaps with that growth it was obvious that his testicles would grow, but they were quite large and disproportionate compared to his penis, they had the size of lemons and he was so eager to unload everything he had inside. But he was interrupted by the notification on his cell phone. "What do you think about it Are you coming to participate? " It was the coach. Mike was no longer upset with him if he had been responsible for the change in his body. He felt so full of confidence and strength that of course he was going to participate, not only that, he was going to win. He put on three shirts that teared off with the size of his new muscles, until he found one to hold it, for now. He arrived at the gym and went to the locker room, there was Joe waiting for him, clearly he was not surprised by the change, because he already had a new uniform there exactly of his new size. -: "I leave you to change, and if you need it, I leave you a little improvement" Joe left the locker room and left Mike there. On one side of the new uniform was a bottle, with the same liquid that he had drunk yesterday. It felt warm when he took the bottle, now that he could see it in more detail, he could now see that it looked somewhat disgusting. He took all of the drink and got into his uniform. There were guys from different colleges, some smaller, others (just a little) bigger than him, but Mike ignored them, Mike was in a trance, he completely ignored what the coach was saying while he was giving him a massage to relax him. Mike just focused on his muscles, how big they were, the energy, confidence and pleasure they gave him. He could see his muscles continue to grow under the uniform, it began to get tight and shape to the new volume of his body. He also felt his balls getting bigger, trying to fit them properly in his crotch. But he paid attention again when he saw Carlos enter and sit in the stands. Carlos was looking for the fighter who would represent his school, until he saw Mike in the distance, he was amazed by the boy he was seeing, Mike greeted him and saw how Carlos, speechless, raised his hand slowly to greet as well. The first match came, it was Mike against a guy almost his size, maybe a little bigger, but he wasn't intimidated. The referee gave the start whistle, everything went very fast, the boy pounced on Mike but he did not flinch and easily managed to knock him down and have him on the ground in less than ten seconds of starting. The public was stunned. He had knocked that boy down and without spilling a single drop of sweat. Coach Joe felt confident about his fighter and knew how bad it was going to happen to others. Combat after combat, Mike was defeating everyone. Celebrating each victory by flexing your muscles to make a whole show. Everyone cheer for him, but he just flexed for Carlos who had his eyes on Mike. He turned to him and flirted, showing him every part of his bulky body. Carlos just got hypnotized by his body and tried to hide his erection. Each bout became easier and easier for Mike, his muscles began to fill more and more making him stronger, although the uniform was beginning to limit his movement, he didn't care, he just had to flex a little to tear the sides and recover mobility. What was a problem now was to hide the bulge in his crotch. His balls were the size of tennis balls and his penis was as big and thick as a bottle. The moment of the final combat arrived. Mike's rival, who was previously the biggest guy among competitors, looked small compared to Mike. The referee started the fight, Mike began to approach him, the boy didn't know what to do, Mike was huge, he was like a bodybuilder, he didn't know how he was going to defeat him. He did his best to be able to take some part of his muscular body, but Mike knocked him down again and again, until he was breathless. Mike was the champion, he roared like a beast to celebrate his victory, he began to flex and make strength with his whole body accelerating the growth of his muscles. In the end, the whole uniform gave way and teared off before Mike's colossal body. Mike was the wrestler... No, the most muscular man that everyone in the auditorium has ever seen. The other coaches demanded that the referee and the judges test Mike, that his colossal size was not normal. Coach Joe had no problem accepting that the boy be tested, he said his growth was completely natural. Joe was very sure that they checked Mike, because he knew that his "protein" was undetectable to any test. -: "But better be done later, my boy wants to go celebrate." The coach said pointing to the muscular beast heading towards the stands. Mike approached Carlos and took him in his arms as if he were lighter than a leaf. Mike was now much taller than him and clearly wider than him yet. -: "Now you are mine." Mike said in a really deep voice. Carlos felt totally ecstatic, the huge beast with colossal muscles and a small suppository that no longer even covered the huge balls and the thick dick that almost touched the ground, he loved him and only him. Joe quietly withdrew from all the turmoil and the show that was happening. He went to his office to start packing his stuff, that was the problem of using his "protein", he always had to move from where he had made of his own to avoid all questions and research regarding Mike's new size and how he had achieved. The same thing had happened to him when he helped Mateo ... Or Wyatt ... He thought about them from time to time and wondered how he was doing, probably being very big and muscular. When he finished he sat exhausted in his chair, lowering his shorts and letting his huge penis and giant balls hang to begin massaging them with both hands. He was tired of carrying all that and especially when his balls were full, he had lightened a little when he made Mike's protein, but his testicles worked day and night producing lots of protein. I hoped Mike could take it. Joe remembered when he was infected, the first days were hours and hours of masturbating so he could free himself. I wish Mike luck with his balls, took his things and headed for another school in another city where he had not been. It was time to help another boy in trouble.
  9. El idiota de mi hermano se iba a casar. Si me había invitado era por puro compromiso. El siempre me había tratado mal, por ser el mayor creía que tenía el derecho de hostigarme, siempre trate de defenderme, pero el siempre fue más grande y más fuerte. Y no era solo el, era toda mi familia, se burlaban por que no podía defenderme de mi propio hermano. No quería ir, pero mis padres insistieron, dijeron que ellos y toda la familia tenían mucho de no verme. Pues vaya sorpresa se van a llevar, no he cambiado en nada desde hace mucho tiempo. Seguía siendo el mismo chico, delgado como un palo. El encontrar un traje fue un agobio, nunca encontraba nada que me quedara bien, todo siempre me quedaba muy flojo o grande. Tenía que ir con un sastre. Ya había ido con un sastre antes, pero estaba harto de los comentarios sobre mi estatura y mi delgadez, así que pensé en buscar uno nuevo. Mientras iba caminando, como por arte de magia, vi un anuncio pegado en una pared. Era una hoja de papel simple, con una letras pequeñas que decían: "Te dejamos tu traje a la medida que necesitas". Seguido de la dirección. Decidí darle una oportunidad y fui para allá. Estaba bastante alejado, mientras iba caminado no encontré a ninguna otra persona en el camino. Di vuelta para dar con la calle, que en realidad era un callejón y ahí estaba el lugar. Era un local pequeño con luces que parpadeaban de vez en cuando y las mismas palabras del anuncio escritas en un dorado viejo por encima de la puerta. El local resaltaba mucho en el callejón al ser lo único que se veía bien pintado y cuidado. Al abrir la puerta sonó una campanilla para avisar que había entrado. La entrada era un pasillo con una vitrina de cada lado, en una había un maniquí con un traje puesto, el maniquí era algo pequeño y delgado a comparación de otros maniquíes que había visto antes. Pero el maniquí que se encontraba en la otra vitrina era totalmente diferente, era inhumanamente más grande que el pequeño maniquí, aun cuando se veía que el traje que traía era bastante grande, no parecía ser suficiente para cubrirlo por completo. Seguí caminando y llegué a un espacio más abierto donde se encontraba un hombre detrás de su escritorio, ocupado en sus propios asuntos, se encontraba rodeado de sacos, camisas y trajes de todos los tamaños, colgados y cubriendo cada pared del lugar. Levantó la mirada y sonrió. -: ¿Viene por un traje cierto? -. Preguntó muy felizmente. -:Ahmm... Si -. -: Claro ¿Pará qué tipo de evento sería? -. Pregunto mientras sacaba un portapapeles y comenzaba a apuntar. -: Es la boda de mi estúpido hermano -. Dije sin tratar de ocultar mi disgusto. -: Hermanos mayores abusivos ¿eh? -. -: Si... -. El siguió apuntando, en realidad no sabía que tanto estaba apuntando, pero se estaba tardando bastante. -: De acuerdo, no te preocupes, encontraremos un traje que hará que destaques más que tu hermano, verás que tenemos todo para ti, sin importar tu baja estatura y tu delgada figura -. Dijo levantándose de su silla con bastante entusiasmo. Era algo alto, aunque para mí, todo mundo era alto. Comenzó a caminar por el lugar tomando una camisa, sacó y pantalón para después entregármelo. -: Creo que esta es tu talla, pruebatelo y de ahí partimos para ver que arreglar -. Tome la ropa y pase al probador. Debía de ser una broma, literalmente todo lo que me había dado era más grande de lo que ocupaba. "La medida que necesito" Si claro. Salí con el traje grande puesto para quejarme con el sujeto, pero no me dio tiempo de decirle algo cuando empezó a hablar. -: Oh no, ya veo... De acuerdo -. Volvio a tomar más ropa y me la dio. -: Esta bien, pruebate esto y vuelves a salir para revisar que todo esté en orden -. Dijo aún con el mismo entusiasmo. Seguía teniendo una expresión feliz, el de verdad quería ayudarme, decidí darle otra oportunidad y volví a entrar al probador. Me puse el pantalón y la camisa y sorprendentemente me quedaron a la medida, no era tan grande como cualquier otro que me hubiera probado, era justo lo que necesitaba. Salí feliz del probador, listo para enseñarle al chico como me quedaba todo a la medida. -: Rayos, me volví a equivocar -. Dijo cuando volteo a verme. Me confundí por un momento. ¿De verdad se había equivocado? Pero si estaba justo a mi medida. -: ¿A que te refieres si este esta perfe...? -. -: No, no, no, mira esto, las mangas son muy cortas -. Voltee a ver la manga... Y como el dijo... La manga estaba... Corta. -: Pero si cuando me lo probé no tenía nada de mal... -. -: Ay no, también el pantalón -. Cuando dijo eso, sentí un aire frio en mis talones. Mire hacia abajo y me sorprendí al ver que mis talones no estaban cubiertos, el pantalón era muy corto. -: De acuerdo, probemos una talla más grande -. Tomó más ropa y me dirigió otra vez al probador. Estaba muy confundido, estaba seguro que todo me había quedado muy bien. Y además, nunca antes algo me había quedado chico. Decidí dejarlo de lado un momento y cambiarme la ropa, la que traia puesta comenzaba a sentirse incomoda. Sorprendentemente la siguiente talla me quedo perfecta, me estaban comenzando a surgir muchas dudas, pero me vi interrumpido cuando el chico llamó desde afuera para que saliera. -: ¡Oh no otra vez! -. Dijo angustiado, pero con algo de simpatía en su voz. -: Creo que este me quedo bien -. -: ¡Claro que no! Mira esto, esa camisa no es lo suficientemente grande que esta por desgarrarse -. Dijo acercándose a mi revisando minusiosamente la camisa, no se en que momento fue, pero fue como si la camisa se hubiera encogido. -: Ugh y también el pantalón ¿cuando sera que te de la talla correcta? -. Lo mismo sucedió con el pantalón. -: ¡Oye! ¡¿Qué rayos está... -. -: ¡Creo que necesitaré sacarte medidas! -. Fue corriendo a su escritorio y sacó una cinta para medir. -: De acuerdo, levanta los brazos -. Dijo acercándose a mi pecho. ¿Se estaba agachando? Creí que era más alto que yo. Esta vez me estaba asustando. Tomo la cinta y comenzó a tomar medidas de mi pecho. -: De acuerdo... 44 pulgadas... Ahora tus brazos -. Le acerque un brazo y el comenzó a medir mis bíceps. -: Mhmm, 17 pulgadas... Esta bien, creo ahora si se que ponerte -. Esta vez hizo mas minuciosa su búsqueda de ropa, cuando por fin tuvo algo fue corriendo hacia mi para entregármela. Entre al probador y comencé a cambiarme, comencé a creer que me estaba jugando alguna clase de broma... O de verdad la ropa era muy pequeña o solo le esta tratando de confundir. Quize realizar un pequeño experimento. Saque mi teléfono y me tome una foto con la ropa, se la mande a un amigo para ver que decía. "Hey, te parece que esta camisa me queda bien??" "JA, para la próxima manda una imagen mas realista o una de ti al menos" ¿De qué estaba hablando? Era una foto de mi. "Ya en serio, la camisa se ve bien o no???" "Jaja, si si, como sea..." Era prueba suficiente para mi... Salí del probador y fui directamente con el chico. -: Listo, me llevaré este -. El chico volteo a verme y se quedó con una cara de confusión. -: ¿Es una broma verdad, estas seguro? -. No iba a caer en otra broma. -: Estoy muy seguro -. Dije con seguridad. -: Pero si se ve que esa camisa esta apuntó de... -. Su oración fue interrumpida con la explosión que realizó mi pecho, rompiendo la camisa y sacando a volar los botones. También en ese momento sentí un peso enorme en mi entre pierna que se sentía incómodo en el espacio limitado del pantalón. -: Ughhhh -. Gemi cuando sentí mi pene romper el cierre y el botón del pantalón, dejándolo salir y acomodarse. Eso no era... Normal... Creo... -: Ay no, l-lo lo siento mucho, en serio, nunca me había pasado algo así... -. Dije apenado por lo que acababa de suceder y buscando una razón de por que mi pene había podido hacer eso. -: No te preocupes, sucede muy seguido, tranquilo fue mi culpa, debí haber tomado mejor las medidas -. Dijo mientras se incorporaba otra vez, se veía distinto, en realidad, todo se veía distinto, se veía más... Pequeño. -: De acuerdo ven aquí para volver a tomarte tus medidas -. Me acerque a él y vi que tuvo problemas para alcanzar mi pecho y mis brazos. -: Muy bien... 74 pulgadas en el pecho y... 35 pulgadas de brazos -. -: Espera... ¿Qué no habías dicho 17 la prime... -. -: ¡Aquí está! Este será el correcto -. Otra vez volvió a interrumpirme y volvió a enviarme al probador. Saque mi celular para ver el mensaje que había mandado, pero todo seguía igual que como lo había enviado... "Hey, te parece que esta camisa me queda bien??" "Amigo, esa camisa se ve que no aguantara ni un solo movimiento que hagas cone esos músculos" "Ya en serio, la camisa se ve bien o no???" "A ti todo se te ve bien, pero esa camisa en serio va a terminar en pedazos" Revise la foto y si tenia razón, la camisa se veía que se iba a romper en cualquier segundo. Procedí a cambiarme una vez más y me decepcione bastante. No era lo suficientemente grande para llenar esa ropa... Me quedaba grande. Salí para ver que diría o haría ahora, pero esta vez su respuesta fue distinta. -: Wooooah ¡Fantástico! Te queda a la perfección -. Se acercó corriendo y comenzó a a analizar cada parte de mi. -: La ropa se adapta perfectamente a su voluminoso cuerpo y destaca cada musculo de manera maravillosa -. Decía mientras pasaba sus manos por mis pectorales que no me permitían verlo cuando se agachaba frente a mi, ocupaba ambas manos para cubrir mis bíceps y tríceps, además podía ver lo sorprendido que estaba de que su cabeza era del tamaño de mis hombros. -: Ahh ¡Si! Creí que por tu imponente altura sería imposible cubrir esos robles enormes que llevas por piernas, pero quedaron a la perfección -. Dijo mientras trataba de rodear mis piernas con sus dos brazos. -: Además, arregle un poco la entre pierna... Ya sabes... Para no incomodarte -. Dijo un poco apenado. Acercó un pequeño banco y tomó su cinta de medir, se puso frente a mí y se subió. Era bastante gracioso ver como aún con los brazos extendidos, se tenía que levantar de puntitas para alcanzar mi cuello. -: Olvide preguntar si vas a querer corbata o moño -. Dijo habiendo un esfuerzo por mantenerse en puntitas. -: Ehmmm, no lo se, quizás si... -. -: Sabes que, mejor no... No quisiera ahorcar ese grueso cuello tuyo que te da una voz tan profunda -. Cuando dijo eso me acaricie un poco el cuello, se sentía algo incomoda el cuello así que lo desabotone para dejar más libre a mi cuello. -: Muy bien eso sería todo, creo que será mejor que se lo lleve puesto, para ir acostumbrándose -. Le pague y le agradecí por su amabilidad. Al salir tuve que ponerme de lado por que no cabía entre el pasillo de las dos vitrinas, que viéndolo mejor, ambos maniquíes se veían muy pequeños. Salir por la puerta fue aún peor, tuve que agacharme y pasar completamente de perfil para salir por ese pequeño hueco, creo que había roto un poco el marco de la puerta. Por fin afuera, me sentía diferente, no sabía por qué, pero creí que sentía más confianza en mí mismo. -: ¡Vuelva pronto cuando ocupe una nueva talla! -.
  10. Después de meses de investigación y experimentación por fin pude dar con el suero perfecto para crear un super hombre. Más allá de tener un avance científico o revolucionar a la especie humana, yo en realidad tenía un fetiche con los hombres grandes y musculosos. Decidí que mi sujeto de prueba sería: Mi papá. Se que suena raro, pero no conozco a otra persona en la que pueda confiar a la hora de usar el suero y sobre todo en ese estado de experimentación, el sería un blanco fácil de estudiar. Le inyecte el suero cuando estaba dormido para que no se diera cuenta. El suero era una sustancia altamente hidrofilica, que al momento de entrar en contacto con el agua, la consumiria y la transformaría en testosterona, volviendo al usuario en un super hombre. Cualquier contacto del usuario con el agua, provocaría al suero para producir testosterona. El suero sólo funcionaba unas 12 horas después de instalarse en el torrente sanguíneo. Papá siempre tomaba una ducha de 15 minutos antes de ir al trabajo, tiempo sufciente para que el suero consumiera suficiente agua y ver los cambios sucedidos. Todo estaba calculado, papá no suele tomar agua en el trabajo y ese día no iba a llover. Todo estaba bajo mi control. O eso creía. Al día siguiente papá me despertó con la idea de un viaje sorpresa. No dijo a donde iríamos, pero el ya tenía una mochila preparada para mi. Sin perder nada de tiempo subimos al auto y manejo lo más rápido que pudo. Quería ver que había empacado, pero el no me dejó abrir la mochila. Por la ventana del auto solo podía ver que estábamos saliendo de la ciudad, tomando la carretera. Aún viendo por la ventana, un letrero enorme en la carretera me hizo empezar a preocuparme. "Nuevo parque acuático AQUAFUN a 10 km" Volví a preguntarle a dodme íbamos, a lo que el siguió insistiendo que era una sorpresa. Más letreros comenzaban a aparecer, indicando que el parque se encontraba más y más cerca. Le pregunté si íbamos ahí, pero seguía evadiendo o ignorandome. No sabía que hacer, el efecto del suero duraría 12 horas y apenas habían pasado 40 minutos, el suero no se iba a detener en el momento en que papá entre en contacto con el agua. Papá dio vuelta en una salida de la carretera y vi el colorido "Bienvenidos a AQUAFUN" mofarse de mi. Papá encontró lugar para estacionarse y antes de que pudiera detenerlo, tomó su mochila y salio corriendo. -: El último en llegar es un huevo podrido -. Grito. Salí del auto para tratar de alcanzarlo, el ya había llegado a la entrada, no había nada de fila por lo que entró enseguida. Cuando llegue a la entrada un guardia me detuvo y me pidió mi pase de entrada. Le dije que iba con mi papá, pero el siguió pidiéndome mi boleto para dejarme pasar. Regrese al auto y tome mi mochila, había varias cosas como un short, sandalias, una toalla y otras cosas más. Encontré un boleto en la bolsa lateral. Al parecer papá lo había comprado en Internet, el ya había preparado el viaje desde antes. No me di tiempo de pensar en lo peor, tomé mis cosas y me fui directo a la entrada. Me cambié y comencé a buscar a mi papá. Busque por una media hora pero no lograba dar con el, estaba comenzando a estresarme cuando me di cuenta de que seguía buscando a un escuálido y delgado hombre en lugar de un atlético y fuerte hombre. Busque en cada piscina, cada tobogán y nada. Hasta que vi a lo lejos, recargada en un camastro, la mochila de papá. Corrí hacia el camastro, al llegar voltee a todos lados para ver si lo veía, pero nada. Abrí su mochila y encontré prácticamente lo mismo que en la mía: sandalias, toalla...¿Condones?... ¿Extra grandes? Papá no era un dotado así que era muy extraño que tuviera eso en su mochila. Seguí urgando y hasta abajo de todo... Encontró mi cuaderno de anotaciones. Era el cuaderno donde había anotado todo con respecto al suero, lo abrí y todo seguía igual, excepto por las últimas páginas, la parte había anotado la duración del efecto pero no la había marcado con marcatextos, en la página siguiente había una letra que no era la mía... Era la de mi papá. Habia anotado horarios de distintos lugares. Clubes deportivos, piscinas comunitarias, parques acuáticos, todo con costos y horarios. En lo último de la lista estaba el Aquafun, con la fecha de hoy anotada a un lado. -: ¡UUUGHHHGG MAAAAS! -. Oi a un hombre gemir (o rugir) con una voz tan gruesa que nunca había escuchado antes. Voltee en seguí y vi a un enorme fisicoculturista bajo un chorro de agua gruñiendo de placer. Pero algo le estaba sucediendo, sus músculos... Sus músculos estaban creciendo bajo el agua. Era mi papá. No lo había reconocido. Su cara había cambiado y tomado una forma más masculina, ahora tenía vello corporal que hacian un buen acompañante a los nuevos bultos de músculos creciendo en el. Aquella imagen era totalmente inverosímil, mientras el agua caía en su cuerpo, podía ver como cada musculo en el crecía abruptamente, como si fueran globos llenándose de agua, aunque en este caso, era puro musculo. Me acerque a él mientras seguía creciendo, esos pectorales, esos brazos, sus piernas, me llamaban a complacerles. Me acerque más para estar frente a frente con el, o bueno, frente a enormes, velludos y voluminosos pectorales. No esperaba que el suero causara un aumento de estatura, pero lo ignore, mi mente ya estaba en otro asunto. Mis dedos comenzaron a recorrer su pecho, podía sentir como cada pectoral ganaba peso, podía ver sus pezones siendo empujados y apuntando más directamente al suelo, la hendidura que separaba a ambos colosales pechos se volvía más profunda. Me desplace a los brazos, se sentía como un balón inflandose, excepto que este en lugar de tener aire, era puro musculo, que aunque se veía tan flexible y moldeable mientras crecía, seguía sintiéndose duro como acero. Traté de alcanzar sus hombros extendiendo mis brazos, pero no podía alcanzar ambos al mismo tiempo, así que analice uno a uno las enormes bolas de musculo que le daban un nuevo y gran ancho a mi papá. -: Hey por fin llegas -. Dijo con una nueva y gruesa voz. -: Creí que te perderías todo el show... Pero veo que ya lo estás comenzando a disfrutar -. -: T-tengo que analizar los resultados -. Dije sin verlo a la cara, mientras recorría con mis ojos los gruesos troncos que habían remplazado sus piernas. -: Tenemos todo el día para pasarla aquí ¿Qué te parece si analizas tus resultados en el jacuzzi? Además creo que hubo algunos efectos secundarios con los que me tienes que ayudar -. Me dijo pasándose la mano por el obsceno bulto que comenzaba a formarse en sus shorts. Me tomó del trasero y me levanto mientras yo seguía fascinado con sus músculos. Quizás tenga que realizar más experimentos en él para analizar todas sus variables.
  11. El fútbol siempre ha sido un deporte adorado por muchos, convertido en más allá de una pasión, una religión. Con muchos fanaticos alrededor del mundo que tienen una pasión enorme por este deporte, es casi imposible que al fútbol le vaya mal. Aunque esta vez, si le fue mal. La gente comenzó a aburrirse, los grandes estadios ya no se llenaban ni a la mitad, grandes equipos y jugadores comenzaron a perder fama y dinero. ¿La razón? No era tan entretenido como el fútbol americano. Mientras que en el fútbol estaba lleno de jugadores farsantes y exagerados a la hora de que se cometía una falta, el fútbol americano era un deporte de total contacto, combinando fuerza, velocidad y estrategia, todo en uno. La Fifa comenzó a temer que el fútbol comenzará a volverse cosa del pasado, debía de haber alguna forma de hacer que el fútbol recuperará su vieja gloria. Pero para su buena suerte, Omar iba a entrar a la cancha y dominarla. Omar era un joven estudiante bastante listo y por supuesto, jugador de fútbol. El tenía una idea de cómo innovar el fútbol. -: A la gente le gusta algo que llame la atención -. Le decía Omar a su viejo entrenador. -: ¿Y que llama la atención? Lo grande -. Su entrenador no tenía ni idea de a donde iba todo eso, el solo queria que acabara pronto para poder comenzar su próxima práctica de fútbol -: Por eso pensé en esto -. Omar sacó una pequeña botella con algo de líquido adentro. Abrió la tapa y bebió todo. -: Piense en esto, a la gente siempre le ha gustado las cosas extraordinarias... Ehh... Algo que no pue-puedan... Ughhh... Que no puedan quitarle los ojos de... Ahhhh... De encima -. El entrenador comenzó a preocuparse, Omar estaba sudando demasiado y parecía estar inchandose, pero no era inchazon... ¡Eran sus músculos! -: C-crei que quizás... Ahhhh... Que podría convertirnos en... En los jugadores... AGHHH... En mejores jugadores que los de fútbol Ame-Americano... -. Ahora Omar estaba gimiendo y gruñiendo, su voz comenzaba a volverse más gruesa. -: Lo siento entrenador, pe-pero esto se siente bastante bien -. Dijo Omar mientras incosientemente se pasaba la mano sobre el bulto que crecia en su entrepierna. Empezó a tener pequeños espasmos, cada uno hacía crecer más y más sus músculos. -: Podemos volvernos...¡AGGHGGGG!... Ti... UGGHHHH... TITANES -. Omar estaba aumentando de altura, poco a poco, su cuerpo se volvía más pesado. Un par de duros y musculosos pectorales que aumentaban de tamaño cada vez más rápido, unos bíceps y tríceps que se volvian más grandes que cualquier balón, una espalda tomando una forma escultural de triangulo gracias a que sus músculos se expandian y lo volvian más ancho y un par de inmensas y fibrosas piernas que podían destruir cualquier cosa mejor que cualquier prensa, todo eso daba forma al ahora colosal cuerpo del joven futbolista. -: Así se-seremos los... AGHHHHH... LOS MEJORES... -. Omar ya no parecía un joven, ahora parecía una leyenda. Su cara tenía una expresión de dolor, pero sus grandes manos recorriendo todo su cuerpo con pasión y el enorme bulto empujando su short indicaban otra cosa. -: ¡POR FAVOR ENTRENADOR... DÍGAME QUE PIENSA... DÍGAME QUE LE GUSTA... POR FAVOR... DÍGAME QUE ESTA ORGULLOSO DE MI... Ugghhh... Uff... AGHHHHHHHH! -. Soltó un rugido como toda una bestia que hizo estremecer al entrenador, que sólo estaba atónito ante lo que estaba presenciando. Cuando el crecimiento se detuvo, Omar se tiro de rodillas al suelo. El entrenador fue en seguida en su auxilio, le preguntó si se encontraba bien. Le ofreció su mano, pero Omar la hizo a un lado y se hizo para atrás solo para flexionar sus bíceps y mostrarle todo su nuevo potencial al entrenador. El entrenador le explicó que no tenía que someterse ante tal cambio, pero que aún así estaba muy sorprendido y orgulloso de lo que Omar había sido capaz. Omar aún flexionando, se le comenzaron a cristalizar los ojos con las lágrimas que trataba de reprimir. Se volvió a poner sobre sus rodillas mientras reía y lloraba de la felicidad. El entrenador se acercó y abrazo a su gigantesco jugador con fuerza. Aún incado, Omar se seco sus lágrimas y volteo a ver a él entrenador con una sonrisa nerviosa en su rostro. -: Solo hay un pequeño efecto secundario que quizás sea un inconveniente -. Omar se erguio para enseñarle al entrenador su enorme bulto pulsando en sus pantalones. -: ¿Cree que me pueda ayudar con esto? -. Pregunto Omar muy apenado. El entrenador en seguido se quito su camisa y comenzó a bajarle los pantalones a Omar. Ahora tenía que motivar a su jugador estrella.
  12. -: Atención unidad 3-27, tenemos un 10-14 cerca de usted, favor de reportarse inmediatamente -. "Persona sospechosa" pensé. Al fin después de tantas horas de patrullaje había algo interesante. Obvio el patrullaje no hubiera sido tan aburrido si Joel, mi compañero, estuviese aquí. Joel llevaba varias semanas sin reportarse a trabajar, la última vez que supe de él fue antes de que reportará que detuvo un auto para multarlo por una luz trasera descompuesta, cuando lo reportó sonaba muy extraño, decía que solo alcanzaba a ver que el conductor era bastante... Voluminoso... Cuando fui a auxiliarlo solo encontré su patrulla vacía y enfrente un auto destrozado, pero no parecía que hubiera chocado, más bien parecía como si algo enorme hubiera salido de ahí. Cómo no se encontró sangre, se descartó que hayan atacado a Joel y como no había cuerpo, tampoco dieron por hecho de que estuviera muerto. La molestia de que no se esforzaran por encontrar a Joel era lo único que me mantenía despierto mientras estaba patrullando, y ahora con novedades de un sospechoso, la noche se había vuelto más interesante. Estaba investigando lo que al parecer reportaban como una nueva droga que había sido recién lanzada al mercado, siendo un rotundo éxito, el problema es que no sabian que era, ni para que servía y quien la producía. Llegué al lugar y salí de mi patrulla para investigar, era una antigua bodega abandonada que si mal no recuerdo, había sido usada como laboratorio para producir farmacéuticos durante la guerra pero fue cerrada por causas "inexactas". Me diriji a una entrada pero se encontraba cerrada, empecé a desanimarme al pensar que quizá el reporte sólo era algún drogadicto queriendo entrar a la bodega a inhalar algo. Comencé a alejarme de la puerta cuando de pronto oí ruidos provenir desde dentro, me acerque a la puerta para escuchar más detenidamente, pero solo oía murmullos y ecos distantes difíciles de escuchar. Rodee la bodega en busca de alguna otra entrada hasta que me detuve cuando oí una puerta abrirse, me escondí detrás de un basurero, esperando que con eso y la oscuridad de la noche no le pudieran ver. Desde donde estaba vi salir de la puerta a un hombre o la silueta de un hombre, que se volteo hacia la puerta para seguir hablando con quien fuera que estaba detrás de él. -: Te pedí que no fueras a llamar tanto la atención y fue lo primero que hiciste, ahora hay moverse con los otros para poder seguir trabajando... ¿Te das cuenta de lo difícil que fue transportar todo... Y el lío en el que nos pudiste meter? Claro que no, tu solo fuiste a revolcarte con quien sabe cuantos tipos... Mejor date prisa para poder sacar ya todo lo queda de mercancía y largarnos de aquí -. Habia llegado justo a tiempo, quizás no eran los proveedores, pero son la pista suficiente para atraparlos, estaba listo para salir a detenerlos, pero me quedé petrificado al ver salir al segundo tipo de la bodega. Al principio solo vi la silueta de una cabeza salir agachada desde el punto más alto del marco de la puerta, depues salió una mano y seguido de eso pensé que era un tronco. Pero no era eso, era un brazo. Vi como el sujeto trataba de salir con dificultad por la puerta, como si fuera muy pequeña para el. Oí crujidos metálicos y algo rompiéndose, hasta que el sujeto logró salir por completo, quedé perplejo cuando pude verlo completo. Solo podía ver su silueta, pero la luz de la luna era suficiente para iluminar la piel obscura de aquel hombre que deslumbraba, era el doble de alto que el primero y 3 veces más musculoso que cualquier fisicoculturista que hubiera conocido. Era inverosímil, dude por un segundo que fuera un ser humano real, pero podía ver un poco de su cara, llevaba una camiseta sin mangas y podía ver sus gigantescos brazos y su espalda tan ancha que le daba una forma en diamante brutesca. Por fin comenzó a hablar, estaba hablando bajo, pero su voz era tan profunda que hacía retumbar todo alrededor y me dio escalofríos. -: Por favor, no pasó nada. Además... ¿Quién crees que hizo toda la mudanza?... Estos monstruos por supuesto -. Dijo flexionando sus bíceps que eran mucho más grandes que su cabeza. -: Mira, el jefe me dio permiso de hacer lo que yo quisiera, así que tomé unas dosis más, lo disfrute un poco y después me fui a divertir, tomalo como un reclutamiento, el jefe dijo que quería que distribuyeramos todo y yo fui la campaña publicitaria -. Ya no estaba prestando atención, estaba más atento al colosal cuerpo frente a mi. -: ... Y no olvides lo que dijo sobre la policía... -. "La policía..." ¡Yo soy policía! Tenia que detenerlos. Pero si lo hacía, lo más probable es que ese sujeto me hiciera papilla, yo era un delgado fideo frente a su gigantesco físico. Pedí refuerzos, quizás con más gente no podrían hacer nada más que rendirse. -: ¿Qué más queda adentro? -. Preguntó el tipo pequeño. -: Solo el resto de la mercancía, trae la camioneta para comenzarla a subir -. No podía permitir que se fueran, tenía que hacer tiempo. -: ¡Hey! -. Salí de mi escondite para poder enfrentarlos, o al menos distraerlos. Estaba aterrado, pero era mi deber detenerlos. -: Demonios... Te dije que la policía ya estaba tras nosotros -. Dijo el tipo pequeño, haciendo que el gigante comenzar a caminar hacia mí. Mi instinto me pedía correr, pero estaba paralizado, el físico de aquel hombre imponía un miedo que no dejaba moverme. Comencé a preocuparme de lo que me fuera hacer, hasta que hablo con un tono burlesco. -: Pero que dices, si es solo un pequeño policía -. Dijo la bestia poniéndose frente a mi. Mi cara quedaba frente a su... Entrepierna, era un bulto tan grande que solo estaba apuntó de golpearme en la cara. Las gigantescas placas de puro musculo le bloqueaban la vista para poder voltear hacia abajo. -: Además... ¿Qué no ves que lo está disfrutando? -. Señaló hacia abajo de mi. Mire y me percate de que estaba teniendo una ereccion. Me sobresalte ¿¡Cómo era posible?! Si yo no era gay. Aquel tipo era imponente y enorme, pero no por eso me parecía... Bastante ardiente. -: ¿Confundido pequeñín? No te preocupes, yo te guió -. Dijo incandose en una rodilla, metiendo una de sus enormes manos en mis pantalones, acercándome a su cara y poniendo mis manos en sus gigantescos y peludos pectorales. Comenzó a besarme y masajearme el pene, mientras yo recorría con mis manos cada centímetro de sus musculoso pecho. Cada parte de él era gigantesca, su cara, sus pectorales, incluso su mano. Sus dedos eran más grandes y gruesos que mi pene, cada roce era un golpe de placer, con toda su mano podía abarcar todo en mi entrepierna. Con dos de sus gruesos dedos me masturbaba, otros dos jugaban con mis bolas y el último trataba de abrirse paso entre mis nalagas para alcanzar mi trasero. Grite y solté un gemido muy ruidoso cuando comenzó a meter su dedo en mi ano, era una sensación que jamás había sentido, era doloroso, pero mientras más adentro se sentía, más placer me provocaba. -: ¿Quieres más amigo? -. Pregunto el enorme hombre. -:... Si... -. Dije entre gemidos. -: Oh vamos, te pregunté ¿Quieres más? -. Volvió a preguntar, su dedo seguía penetrando aún más. -: Si... -. -: ¿TE PREGUNTÉ QUE SI QUIERES AUN MÁS? -. Grito. Se oyó como el rugido de una bestia. -: ¡SI QUIERO MÁS! -. Grite con la voz quebrada entre gemidos. Ya no estaba tocando el suelo, el me estaba cargando con una sola mano mientras yo me agarraba con fuerza de su magnífico y grueso cuello. Estaba en un total estado de extasis. Cada movimiento que realizaba dentro de mí me eriza a la piel, me hacia gritar de puro placer y querer aun más, no quería que parara. -: Qui... Quiero probar lo que tienes ahí -. Le dije señalando hacia la pitón que empujaba con fuerza contra su pantalón -: Ohhh, ya veo, ya veo, de acuerdo -. Dijo de forma juguetona. Comenzó a desabrocharse el pantalón, yo solo tenía mis ojos bien puestos en el bulto a punto de ser descubierto, pero un destello azul y rojo atrapó mi atención. -: Ah mierda -. Dijo el otro sujeto sacando su mano de dentro de su pantalón, al parecer el también estaba disfrutando del show, había olvidado que el seguía ahí. Escuche las sirenas de las patrullas acercándose. "Ah mierda" pensé también. -: Dante hay que largarnos ahora -. Ordenó el pequeño sujeto. Dante sacó rápido su dedo de mi trasero, ni siquiera me dio tiempo de reaccionar, solo solté un pequeño gemido cuando salió. Me levanto y me llevo hacia un basurero que se encontraba cerca y me puso dentro. Cualquiera hubiera pensado que lo hacía para deshacerse de mi, pero yo podía ver que era para asegurarme, así podía hacer una coartada y el podría escapar. -: Nos vemos luego oficial -. Seguido de eso me beso en los labios con pasión. Jamás iba a poder olvidar ese sabor adictivo que tenían sus labios, fuerte y dulce al mismo tiempo. Cerro la tapa del basurero, dejandome totalmente a oscuras, pude oír como ponía algo encima para bloquearla. Seguido de eso se escucharon sus inmensos pasos alejarse en menos de un segundo. En seguida oi las patrullas frenar justo en el lugar, comencé a golpear las paredes metálicas del basurero para llamar su atención. -: ¡Estoy aquí! -. Grite. Oi varios pasos venir de prisa hacia el basurero -: Ayúdenme a mover esta cosa, empujemos todos a las 3 -. Fuese lo que haya puesto Dante en la tapa, no era tan ligero como para que necesitará varios policías para levantarlo. -: 1... 2... 3... UGHHHH -. Los quejidos de lo que parecían ser 5 policías indicaban que estaban teniendo problemas para levantar lo que impedía mi salida. Oí el estruendo del objeto caer al suelo, la tapa del basurero se abrió con una linterna iluminandome la cara dejandome cegado. -: Uff, creí que necesitaríamos traer una grúa -. Ese era Eddie, el era el típico policía come donas regordete, era bastante molesto y nunca hacía bien su trabajo. Voltee para ver que era el objeto, era una viga de acero gigantesca, con un peso que claramente sólo un hombre podia levantar. -: Cuando oí tu llamada de auxilio traje a todos los que pude, pero veo que todo está bien ¿Cuantos eran amigo? Seguro no pudiste ni con uno de ellos -. Si supiera... -: No lo sé, estaba muy oscuro, no pude ver bien, me atacaron y me encerraron en el basurero, pero estoy seguro que los hubiéramos podido atrapar si no hubieras armado un escandalo cuando ibas llegando -. Le dije fingiendo molestia. Eddie trato de excusarse y cambio de tema enseguida. -: Veamos que es lo que hacian estos criminales -. Abrimos la bodega y entramos. Por dentro estaba desértica, no había electricidad asiq je solo la luz de la luna y algunas linternas iluminaban el lugar. Note que había algunos espacios cuadrados en el suelo sin polvo, indicando que recientemente ahí hubo algun objeto o maquinaria. Seguí investigando, aunque mi mente divagaba pensando en Dante, de verdad quería que esa bestia me rompiera el trasero. Mis pensamientos se interrumpieron al ver una lona cubriendo algo. -: Por aquí -. Levante la lona y descubrí que eran un montón de cajas, eran suficientes como para llenar de camión escolar, abrí una de las cajas con cuidado y encontré decenas de frascos con un líquido blanquecino. Esa era la mercancía que habían olvidado llevarse. -: Genial, encontraste la droga -. Llegó Eddie por detrás de mí. Ordenó que llevarán todo a la estación para analizarla. -: Yo me encargo a partir de aquí amigo, tu ve y descansa -. No le insistí, probablemente tendria que hacer un papeleo enorme y quedarse hasta tarde y yo tenía una fantasía fresca que quería despejar de mi cabeza. Esa noche, lo único en lo que soñé, fue en Dante. Al día siguiente llegue a la estación, iba distraído pensando en que algunas partes de mi uniforme aún olían a sudor y semen, pero llegó Tony para ofrecerme un café. Me gustaba como le quedaba su uniforme, aunque se veía que los pantalones le quedaban curiosamente cortos. -: Eddie le está invitando un café a todos los chicos, aquí está el tuyo -. Lo tomé dudoso, Eddie nunca era así de amable y mucho menos con todos al mismo tiempo, pero no podía negar un buen café tampoco. Sentí como comenzó a calentarme, sabía que me iba a venir bien el café, aunque estaba algo amargo. Seguí caminando para llegar a mi oficina, veia a algunos de mis compañeros tomando de su café, me preocupe por un chico que se veía mal, se veía desde su uniforme que estaba sudando mucho mientras el se desabrochaba el cuello de la camisa. Instintivamente yo tambien me desabroche el cuello, se estaba empezando a sentir incómodo y apretado. Creo que había algunos chicos nuevos por que claramente nunca los había visto, se veía que hacían ejercicio, probablemente hacían fisicoculturismo. En ese momento infle el pecho, para no parecer tan escuálido frente a ellos, pero sentí que iba a reventar la camisa, de verdad que se estaba sintiendo apretada, baje el pecho pero seguía sintiéndose apretado. Viéndolo mejor, mi pecho en realidad permaneció en la misma posición, empujando la camisa hacia adelante, poniendo en peligro a que los botones comenzarán a salir volando. Me sobresalte, comencé a caminar rápido para llegar a mi oficina y entender que estaba pasando pero alguien se interpuso en mi camino. -:Hey, Hey tranquilo campeón -. Dijo aquel hombre. -: Oye amigo, ayer que me quede para ver los análisis de la droga... -. Los análisis... Ese era... -: ¿Eddie? -. Pregunté. -: Ja ja, si amigo, ¿quién más? Como te decía, los análisis arrojaron ciertos datos interesantes y muy prometedores -. Mientras hablaba sentía las mangas comenzando a apretarse alrededor de mis brazos y mis pantalones empezando a incomodarme, sobre todo en la entrepierna. -: Creí que quizás sería buena idea sacarle un buen provecho y pues... Ahí esta -. Vaya que se veía grande, sus músculos... Y todo su físico... pero... Comenzaba a verse mas pequeño que yo -: Aunque veo que los estas disfrutando mas que yo -. Dijo con algo de disgusto. En ese momento llegó un espasmo que sacudió todo mi cuerpo. -: UGHH -. Gemi con fuerza, oí la camisa romperse y vi el botón de mi pantalón salir volando. Me fui corriendo a mi oficina, sin siquiera decirle algo a Eddie. Me sentía más pesado pero al mismo tiempo, con más energía. Sentía mi gran pecho rebotar con cada paso, era una sensación casi erotica. Llegué y cerré la puerta detrás de mi... No lo podía creer, Eddie nos... Nos había hecho esto... A todos. Mi cabeza daba vueltas, pero una sensación cálida que emanaba de mi pecho me pedía que me tocará. Me empecé a tocar los pectorales, eran tan redondos y firmes, podía sentir de lo que era capaces de cargar, aunque también sentía que mis ahora enormes brazos les podía hacer competencia, tan grandes como pelotas. Pensé en comenzar a masturbarme pero una caja en mi escritorio llamó mi atención. Me acerque y vi que tenía una nota pegada. "Pará qué estés más a mi altura -Dante" La abrí, eran un montón de frascos, los mismos que la droga, pero el líquido en estos era distinto, se veía más espeso. Sin pensarlo me lleve uno a la boca. Han pasado 3 semanas y aún no sabía nada de Dante, sólo un par de cajas más iguales a la primera, aun no acabo la primera y el ya quiere que empiece una tercera ¿Pues que tan grande me quiere? -Ugh mierda -. Dije viendo mi último uniforme en pedazos, destruido por mis gigantescos músculos, ese era el tercero solo de esta semana. -: Bueno quizás esto ayude -. Me puse un chaleco que tenía, a ese no le faltaba mucho para que lo hiciera pedazo también, pero aguantaría lo suficiente hasta que tuviera otra uniforme a mi talla. Ya no tenía ningún pantalón, todos estaban hechos trizas, así que decidí irme en suspensorio, era lo único que podía usar ya que era lo único que aguantaba mi enorme y redondo trasero y mi gigantesca verga, que solo sobresale obsenamente por que no puede ser totalmente cubierta, pero me gusta. Y si se preguntan si eso no es indecencia, si lo es, pero Eddie de alguna forma logro llegar a un acuerdo con el alcalde para permitir a los policías usar la ropa que encontrarán más cómoda para sus nuevos cuerpos. No se como lo logro, pero creo que tiene que ver con que ahora Eddie pasa mucho tiempo en la oficina del alcalde. Ya se me estaba haciendo tarde, tenia que llegar temprano a la oficina, tengo un caso que investigar, para por fin poder dar con Dante.
  13. I had found an old book in the library, lying under a shelf where no one could see it, until coincidentally (or for some other reason) I found it. It was a book of spells and potions, it had some drawings of what appeared to be great and strong warriors, men of great stature and one or the other with what appeared to be a huge dick. I didn't know when it was or who writted. It was written in another dialect but fortunately there were some paragraphs written in English. Was it possible that this book had the ability to change men in Adonis? Was it all fake? Or ... What if it could also be true? Just thinking of big men and muscles made me fantasize and get excited. I decided that I was going to try it. I decided that I would try it with my dad, the man was already an old man, he was a little short which did not help him and his body was neglected and a little fat. If the book was not real, at least I would give my dad the message to take better care of himself. I went to look for him and found him in the garage, doing something to the car, he was wearing a tank top that was somewhat short, exposing his belly. -: "Hey dad can I try something with you?" -: "Uhmmm of course, but what is it?" - "Oh nothing, just a little magic" The man was not superstitious, so he didn't pay much attention to me and continued with his own. I opened the book, gave it a quick leaf and stopped on one page. "Incrementum Dido Aeneae" read the title of the page. The only thing written in English was a small note near the paragraph where the spell was. "The muscles of the subject will grow, according to the admiration he receives for his body, this can be from flattery, physical contact or even a simple thought" After that the text was blurred "Effects ... The subject may continue to grow ... His first admire ... He continues to worship ... DO NOT USE IN ..." I didn't pay much attention to it, if it were important the text would be complete. It said that to begin with, I had to touch him by the shoulder and recite the spell, Dad didn't pay much attention to me and was still doing his thing. -: "Deus roboris, huic date magnitude, fortitude and weapon iam tuae bellatorem, per hanc vocem mortale" Nothing happened. -:"You finished?" He asked while still in the car. -: "Ehmmm yes" I said a little disappointed. I walked to get out of the garage, but I stopped at the door to tell my dad -: "Ammm dad, I think you look good today" -:"Haha very funny" I stayed in my room reading the book until nightfall, thinking about the farce it was, until I heard it knocked on my door. -: "Son, what did you say in the afternoon before leaving the garage?" It was dad, he sounded confused. -: "Uhmmm, that you look good, why do you ask ..." -: "UHGG SHIT!" My dad's scream interrupted me and I heard a knock against the door. I got up immediately and opened the door. There was my dad, sweating, at my height and with the body of an athlete. He was no longer a fat old man, now he was an athletic man. His muscular torso was tight in his shirt, the pants he had now left his heels uncovered of how small it had become. -: "I think ... Whatever you did ... It worked." I didn't know what to say, the only thing that could get out of my mouth was: -: "Wow." Suddenly Dad began to moan again, between pain and pleasure, while his pecs began to grow and tear the shirt, his back began to widen and his shoulders to inflate that began to fill the space of the door frame. His biceps looked like balls hard enough to break a rock. In front of me he started to get taller, more muscular and he was enjoying it. Now I had to look up to see him in the face. He looked down at me and smiled smugly. -: "I think you like what you see, son." He said pointing to the clear erection I was having. He start to approach to me while I pulled back until he had me against the wall. -: "Come on, you don't want to play these, or this, if you behave well I let you play more" He told me as he ran his big hands over his biceps, his muscular chest and his bulky bulge. My face was at the height of his chest and my hands barely covered a small piece of his gigantic arms. -: "Only help daddy grow a little more" -: "I ... I don't ... I'm not going to ..." But just thinking about my dad's colossal body made him grow more, he provoked me on purpose to make him grow more. -: "I'm not asking you." He took me by my waist and put me on his shoulder as if I was nothing, he grabbed the book and took me to the car. As much as I tried to resist, Dad had no trouble keeping me in control and not only because of his strength, but also because of his imposing presence. He started driving to the city, we lived a little far, so it would take a while to get there. While with one muscular arm he took the wheel, the other held the book, which, although it was a little flexed, a huge muscle ball protruded. -: "So every time someone admires me, will I grow? I think it's great, but if I want to be bigger, I need more than just you." He said while flexing his pecs. It only excited me more and more. His shirt began to tear that it started to not longer resist the size of his muscles, I tried not to see him to try to not make him grow more, but it was somewhat hypnotizing, to see every part of his body covered with strong and hard muscle. He stopped the car, handed me the book and got out of the car, leaving me locked inside. What was left of the fabrica of the shirt was torn by his sculptural torso, exposing all muscle in it. As I peeked behind his huge figure I could see behind him a sign of lights illuminating the street that said "BAR" in large neon letters. But it wasn't just any bar, I could see a long line of men, some shirtless, others with leather straps and other things. Dad was going to enter a gay bar to get bigger. -: "Daddy comes back in a moment, don't try to escape" He said it in a tender and kind way, but with his now thick voice it was more like a threat. -: "No dad, don't do it, we don't know what could happen to you" -: "Of course I know, that's why I'm going in." Even after warning my dad, he entered the bar without hesitation. He was going to grow as much as he wanted. He didn't even waited in the line, he just flirted with the guard and he let him in. I looked everywhere in the book but I didn't find any way to undo the spell. My only option was to take my dad out from the bar. I had to find a way to get out of the car, I tried to unlock the door lock but I couldn't, I thought about breaking a window but now I was terrified of what my dad would do if I did something to his car. I found a spare key hidden in the glove compartment. I got out of the car and ran to the bar. I passed the guard and entered the bar, it was full of people, loud music and bright lights dazzling the place. "Find him quickly to get him out as soon as possible" I thought. But dad turned out to be more easier to find than I expected. There he was, surrounded by a horde of fans who adored him, taking pictures with him and stroking every part of his body. While growing, taller than before and much more muscular. That was no longer my dad, that was now a beast. I approached the tumult to see if I could do something, although perhaps it was too late to even try anything. My dad turned to see me and took me with his arms, lifting me over his head. -: "All aside, this is my boy, this whole body is his" He shouted playful, while flexing with me. Everyone screamed in excitement and approached my dad to try a little of his muscles worthy of the gods. Dad lowered me down and put me up to his face. -: "We have to find a more private place." He told me and kissed me on the lips. He started to get bigger. His pants teared up before the giant legs of that beast, a huge lump hung at the height of his knees and began to rise strongly. I remember the noise of the wall breaking when Dad got out of the bar and the creaks of the car when he decided to experience his strength by compressing the car to a miniature trash. He walked to the house, which was much faster than going by car now that I was a huge mastodon. I kept flexing his muscles and telling me how much he loved me and how big he wanted to be. That was my dad now. My dad was a beast and I wasn't going to stop worshiping him
  14. Le repetí un millón de veces a mi papá que no fuera a abrir mi paquete cuando llegara. ¿¡Ahora que iba a hacer?! Un amigo me mandó un mensaje diciendo que había encontrado en Internet un anuncio de un nuevo jabón que aumentaba la masa muscular. Sonaba totalmente ridículo, pero el dijo que era totalmente real, al frotarlo sobre el cuerpo libera enzimas, o algo así, altas en testosterona y proteína que alimentan al cuerpo, principalmente los músculos, haciéndolos aumentar en masa y volumen a niveles extraordinarios. Le dije que no le creía, pero después me envió una foto de el en ropa interior. Era imposible que fuera el, parecía que había puesto su cabeza en el cuerpo de un atleta. Parecía irreal, producto de algún foto montaje, pero nada se veía falso, todo parecía ser real. La foto fue evidencia suficiente para convencerme. Me envió un link con el contacto directo para pedir el jabón, al parecer no era un producto del todo legal por lo que no estaba para todo el público. Llame e hice mi pedido. En el día de la entrega estaba muy emocionado, pero ese día tenía que trabajar, así que le dije a mi papá que recibiera el paquete por mi, al cabo y el iba a estar en casa todo el día, el no era un hombre muy ocupado, con un trabajo en casa y soltero, no tenía muchas cosas que hacer, aunque no le vendría mal hacer un poco de ejercicio. Le insistí que me avisara cuando llegara el paquete y que no lo fuera a abrir. Avanzó el día y por fin pude salir del trabajo, me fui casi corriendo a la casa. Llegué y cerré la puerta de golpe, como papá no me había llamado pensé que el paquete aún no habria llegado, pero también pudo haber olvidado llamarme. La casa parecía estar sola así que le llamé -: Aquí arriba -. Grito desde el piso de arriba Se oía raro, ronco, quizás se había enfermado. Le pregunté si había llegado el paquete. -: Ehhh si... Llegó hace un par de horas, olvidé llamarte -. Dijo mientras iba subiendo las escaleras. -: Lo trajo un tipo enorme, tan alto y fornido que no creí que fuera a entrar por la puerta -. Podía por su voz venir de su habitación, pero sonaba distinto, más... Fuerte... -: ¿Por qué no me dijiste que habías pedido? Le hubiera tomado más importancia... -. Entre a su habitación. Oía el agua de la regadera correr. Voltee hacia la cama solo para ver la caja del paquete abierta... Vacía. Corrí y abrí la puerta del baño de golpe, solo para encontrarme con el nuevo hombre que ahora era mi papá. Ahí estaba, masajeando sus ahora increíbles y voluminosos músculos con el jabón mientras el agua corría por su gran cuerpo. Papá no era el tipo mas apuesto o atlético que conociera, pero ese jabón, lo volvió en algo totalmente lo contrario de lo que era antes, e incluso lo hizo mucho mejor. Ahora era una bestia, parecía un fisicoculturista de años de experiencia, con esculturales músculos adornados con una capa de vello que sólo lo hacían verse aún más ardiente. -:Esta cosa si que... Ugh... Si que es buena -. Su voz ahora era la de un hombre distinto, más grande y distinto a mi papá. También podía ver que se había vuelto aún más alto, tenía que voltear hacia arriba para poder verlo a la cara, pero quien necesitaba verlo a la cara cuando enfrente de mi tenía un par de pectorales que no les quería quitar la vista en ningun momento. Quería tocar cada parte de sus músculos, sus bíceps del tamaño de balas de cañón, sus gruesas piernas, su espalda tan ancha como el marco de la puerta... ¿¡Pero que demonios?! No... Yo debía ser el que iba a crecer, yo debía de ser el que iba a tener ese cuerpo escultural. -: Creo que no te deje nada hijo-. Dijo arrojando la botella vacía. -: Pero ven, te dejo aprovechar de los resultados-. Me acerco a él metiendome a la regadera, el espacio se sentía pequeño ahora que el ocupaba gran parte de ella. Me tomo las manos y las empezó a guiar por cada centímetro de su cuerpo. Quería gemir de placer, gritar, me sentía tan excitado, cada fibra, cada gigantesco pedazo de musculo era un completo golpe de extasis, sus brazos, sus hombros, su pecho, todo era tan sexy. Pero al mismo tiempo sentia un enorme enojo, yo debía de tener esos brazos, yo debía de tener esos hombros, yo debía de tener ese pecho, yo debía de tener ese... Ese... Su gigantesco... -:Vamos tocalo-. Mis manos se encontraban en sus enorme pene. Necesitaba mis dos manos para sostenerlo y vaya que pesaba, estaba comenzando a cansarme de solo sostenerlo. -: Chupalo -. ¿Qué? ¿Mi propio papá me pidió que le chupara el pene? ¿Cómo se le ocurría que...? -: Te dije que lo chuparas, es una orden -. Grito, empujandome hacia abajo para ponerme de rodillas, con sus pene justo frente a mi cara. Era tan largo que quizás podía recorrer toda mi garganta, pero lo dudaba por lo ancho que era, era más grueso que una lata de cerveza. Antes de poder decir algo empujó mi cabeza hacia su pene y lo metió a mi boca. Podía sentirlo, todo dentro de mi, entrando y saliendo arrastrándose por toda mi boca y mi garganta. Sentía que me ahogaba, pero el sentir esa monstruosidad dentro de mi, me excitaba. Solo podía escuchar a mi papá gemir... No, gruñir de placer mientras se cogia mi cara con ferocidad, ambos disfrutando de cada segundo. Hasta que llego un punto en el que el movimiento empezó a alentarse. Se iba a venir. Sentí como su pene comenzó a palpitar y expandirse un poco dentro de mí boca hasta que me empezó a lastimar. Pero al llegar a su punto máximo, se dejó venir. -: ¡AGGHHG MIERDAAAA! -. Litros y litros de semen comenzaron a ser depositados en mi boca, hasta que ya no pude mas y lo empuje lejos de mi. Mientras tosia e intentaba recuperar aire entre arcadas, papá seguía liberando galones de semen de sus bolas. Después de unos minutos, por fin había terminado, yo seguía en el suelo, aun tratando de recuperar el aliento. -: Wow, phew, vaya... Hace mucho que tu viejo no lograba algo así... O quizás nunca... Como sea, tendrás que irte acostumbrando, esto va a ser tu castigo hasta nuevo aviso, ahora limpiate. Cuando termines quiero que me traigas algo de comer, tengo que alimentar todo esto -. Dijo, señalando todo su monumental cuerpo. Yo solo lo veía desde abajo, acabado, molesto. Esto no se iba a quedar así, iba a obtener mi venganza.
×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Guidelines, Terms of Use, & Privacy Policy.
We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue..