Jump to content
  • entries
    13
  • comments
    8
  • views
    977

Papá y mi poder

Sign in to follow this  
Felix

256 views

No sabía que hacer cuando descubrí que mi hijo había heredado el poder de su abuelo. Mi padre me había hablado del poder, algo de un mago o algo así, pero nunca lo había usado, así que no sabía mucho de cómo funcionaba.
Había hecho crecer por accidente a su hermano mayor, Marco, y ahora él niño parecía un mini deportista. Les dije que no había de que preocuparse y que yo me encargaría de solucionarlo.
Y así fue, hice que Marco comenzara a usar ropa unas tallas más grandes para poder ocultar su cuerpo y mi pequeño aprendió como funcionaba su poder y así evitar usarlo. Hasta que por accidente lo uso en mi.
Sucedió unos años más tarde, cuando estábamos de vacaciones. Solo mis hijos y yo, en unas vacaciones para poder relajarnos, o eso creía yo.
Habíamos llegado al hotel y Marcó en seguida se quito la camisa para ir directo a nadar, el chico era algo presumido, aprovechaba el escultural físico que su hermano le había dado y lo lucia cada que podía.
Despues de todo ya era todo un joven, con la llegada de su pubertad su cuerpo se desarrolló aún más que el de otros chicos a su edad.
Por otro lado mi pequeño, era tranquilo y precavido, siempre con sus manos metidas en sus bolsillos o detrás de él.
Tuvimos un muy buen primer día de vacaciones, nos divertimos tanto que quedamos exhaustos, yo un poco más que mis hijos, la edad ya me pesaba y a decir verdad no tenia la misma condición física, en algún momento fui muy activo y atlético, pero con el tiempo y la abrumadora vida adulta eso cambio. Por eso a algunos conocidos les resultaba raro que Marcó fuera tan atlético y yo no le tenía ningún parecido.
Ya de noche, llegamos al cuarto y yo fui directo a la cama. Estaba muy cansado y ya quería dormir, mis hijos querían quedarse despiertos un poco más, así que los dejé. No podía discutir contra la latente energía de mis chicos, me quedé pensando lo bueno que sería poder seguirles el paso a mis hijos, poder jugar con ellos con la misma energía que ellos tenían, ese fue mi último pensamiento antes de quedarme dormido.
Yo no solía tener sueños cuando dormía, pero esa noche, estaba teniendo algo como un sueño vivido, podía sentir una energía recorriendo mi cuerpo y llenandome de vitalidad. Nada podía detenerme. De repente, desperté.
El cuarto ya tenía las luces apagadas, entre la penumbra de la oscuridad alcance a ver el reloj en la mesa a lado de la cama. Eran las 3:15 de la mañana.
Voltee y vi a Marco ya acostado en su cama, depues busque a su hermano, pero no estaba en ningún lado.
En ese momento sentí una presión sobre mi torso y algo frío recargado sobre mi pecho. Era mi hijo, se había quedado dormido encima de mi. Y tenía su mano sobre mi pecho.
Quite su mano en seguida y lo baje de mi, tratando de no despertarlo.
"¿Cuanto tiempo llevaba ahi?, ¿Y si estuvo ahí toda la noche?, ¿Qué me va a pasar a mi?, ¿Habrá alguna forma de revertirlo?" Todas esas preguntas daban vueltas en mi cabeza, no sabía que hacer, fui y me sente en el pequeño sillón que había en una esquina del cuarto, pensando en alguna solución de como evitar el efecto del poder de mi hijo. Poco a poco el sueño comenzó a ganarme y me quede dormido otra vez.
Al día siguiente me despierto con las voces de mis hijos llamándome.
-:"Papá, ¿Podemos ir a nadar ya por favor?".
Era el pequeño, al parecer no se había dado cuenta de lo que me habia hecho, aún. Detrás de él estaba Marco, en su short y sin camisa, listo para nadar, aunque había algo distinto en el, algo en su físico. Pero mi pensamiento se interrumpió al recordar el poder.
No podía salir, había mucha gente en el hotel y podía absorber los músculos de cualquiera que estuviera cerca de mí.
-:"Vayan ustedes sin mi, papi se siente un poco cansado". Les dije, quizás así evitaría salir y dejar pasar el efecto.
-:"¿Estas bien, estas seguro?". Me pregunto Marco.
-:"Si si, vayan, quizás después los alcance, Marco por favor cuida a tu hermano".
Ambos se fueron, no sin antes despedirse y darme un abrazo.
Ya solo en el cuarto, me di cuenta de que si había tenido algunos cambios. Era más alto, mis shorts que me llegaban a la rodilla, ahora estában más cortos y mi cuerpo, que antes estaba un poco descuidado y con una pequeña panza, ahora parecía un corredor profesional y con algunos músculos un poco desarrollados.
Era un pequeño cambio, si mis hijos no lo habían notado, nadie más lo iba a notar. Entonces si me quedaba todo el día en el cuarto, no pasarían muchos cambios en mi y el efecto se pasaría. Pero ese día la suerte no estaba de mi lado.
Tocaron a la puerta, abrí y era el botones.
Al parecer había habido una equivocación en las reservaciones y me habían dado el cuarto de alguien más.
-:"¿Y no le pueden dar el otro cuarto, así evitariamos tanto embrollo?". Le dije.
-:"Lo siento señor, pero la persona pidio específicamente este cuarto, pero no se preocupe, enviaremos a alguien a que venga por sus cosas, solo vaya al lobby a cambiar la llave y le indicarán donde queda su nueva habitación".
No pude convencerlo.
Salí del cuarto y me dirigí al lobby, el problema era que de el cuarto al lobby, tenía que atravesar la piscina principal donde se había mucha gente. Podía sentir mi corazón palpitando con fuerza, pensé en mil y un formas en las que quizá podía evitar que el poder me empezará a cambiar. Caminaba y rápido y evitaba el contacto visual, como si así pudiera contener el poder.
Llegué al lobby y me dirigi con un recepcionista para mi cambio de habitación.
El lobby era un espacio pequeño, estaba la barra de recepción en un lado y enfrente había algunos sillones para esperar, a un lado de la recepción estaba la amplia entrada al hotel y al otro lado la entrada al área de la piscina, no pude haber llegado en mejor momento, había gente pasando, saliendo y entrando de la entrada a la piscina y viceversa.
Pedí el cambio con el recepcionista y dijo que esperara.
Me estaba empezando a estresar, tenía mucho calor y estaba sudando de los nervios. No podía enpeorar. Hasta que, escuche gritos y risas entrando al lobby.
Un grupo de muchachos entraron al lobby y no eran cualquier tipo de muchachos, al parecer eran de esos modelos fitness. Todos tenían un cuerpo marcado y musculoso, no tan grandes como un fisicoculturista, pero si que tenían un cuerpo fenomenal, Marco quería verse como uno de esos chicos.
Uno de ellos se acercó a la barra al lado de mi para hacer su chequeo mientras los demás se sentaban en los sillones.
Si me quedaba más tiempo ahí, iba a empezar a absorber los músculos de todos esos muchachos.
Pregunté al recepcionista si ya tenía mi llave.
-:"En un segundo señor, espere un momento".
Eso no sonó como que sería un momento. Trataba de no voltear a ver a la cara al chico al lado de mi, pero si daba algunas miradas a su cuerpo.
Si playera apretada solo resaltaba sus bien tallados músculos, podía ver con claridad sus pectorales y sus brazos marcados.
También voltee hacia los demás chicos, todos casi parecidos en el físico.
Empecé a preocuparme aún más, no sé cuánto tiempo espere pero parecía eterno, seguía muy acalorado y comencé a sentir una presión sobre mi torso. Pero después me di cuenta.
No no era una presión ¡Era mi playera! Traté de no lucir sorprendió, mire hacia abajo y ya no solo era delgado, ahora era del tamaño de esos chicos de ahí ¡O incluso más grande que ellos!
Mi pecho empujaba la camisa estirandola queriendo llegar al límite. Por lo que alcance a ver por encima de mi pecho, ya que comenzaba a bloquearme un poco la vista hacia abajo, pude ver que mis abdominales se marcaba por debajo de la playera. Las mangas se había estirado y movido, dejando descubiertos unos bíceps y triceps del tamaño de pelotas de baseball.
No sabía por qué pero me estaba empezando a excitar.
-:"Oiga señor". Salí de mi trance, era el chico al lado de mi.
-:"Buenos músculos ¿Donde entrena usted, le molestaría si me da algunos consejos?"
-:"Ehmm yo..."
Pero llego a interrumpir el recepcionista con la llave.

-:"Ehmmm lo siento m-me me tengo que ir" Mi voz sonaba distinta.

-:"Señor quizás le interesaría un evento que se está realizando en la playa, es...". Estaba diciendome el recepcionista, pero lo interrumpí. 

-:"No gracias, ya me tengo que ir" dije con mucha prisa. 

Pero antes de salir del lobby note que el chico que estaba al lado de mi ya no se veía tan grande y su playera ya no se veía pegada con su cuerpo. Igual con los demás que estaban en la sala. 

Deje el lobby lo más rápido posible antes de que le hiciera algo más a esos chicos. 

Me alegro saber que el nuevo cuarto estaba alejado de la piscina principal, asi que no habría tanta gente por ahí. 

Caminar rápido era algo difícil con una camisa que ahorcaba mi musculoso torso y con un bulto que ahora estorbaba a mis piernas en cada paso. 

Por un momento, el calor que sentía se empezó a disipar, eso me tranquilizó. Quizá eso significaba que el efecto estaba pasando. 

Camine lo más rápido posible, que era de hecho muy rápido, había ganado altura y mis piernas ahora eran más fuertes. 

Ya casi llegaba, solo unos metros más y ya iba a poder entrar a la habitación y terminar con esto. 

Pero de la nada, llego otra ola de calor. Sentí un dolor agudo recorriendo mi cuerpo que me detu. Quería seguir moviéndome, pero mis músculos no cedian. De pronto, como una explosión de placer, mis músculos crecieron. 

Gemi muy fuerte y con mi voz gruesa sonó aún más fuerte, la camisa no pudo más y se hizo pedazos. Ahora tenía unos pectorales enormes, brazos del tamaño de cañones y una espalda tan ancha como una puerta, todo ahora expuesto. Mis músculos ahora eran enormes, habia crecido aún más. No sabía por qué, no veía a nadie más alrededor. El entumecimiento terminó y pude moverme otra vez. Corrí hacía la habitación, entre y cerré en seguida la puerta detrás de mí. 

El calor aún seguía y recorría todo mi cuerpo, como una energía encargándose de llenar mis músculos. 

-:"Ya para, por favor". Ahora mi voz era muy gruesa, nada que ver con mi voz anterior, ahora sonaba como un hombre.

Pensaba en una solución, pero mis pensamientos fueron interrumpidos cuando oí aplausos y gente gritando. Creía que me había dicho que el cuarto estaba alejado de toda la gente. 

Del otro lado del cuarto había una cortina enorme, la abri para ver que había detrás. 

Era una puerta corrediza de vidrio, que daba acceso directo hacia la playa. 

Y afuera, justo enfrente de mi habitación, estaba sucediendo el evento del que me habia hablado el recepcionista. 

"El hombre más fuerte de la playa". 

Un montón de fisicoculturista profesionales, flexionando, mostrando sus enormes músculos, levantando las pesas más pesadas y probando quien era el más fuerte. 

El calor era muy intenso en mis músculos, ellos lo estaban causando. 

Corrí de regreso a la puerta para escapar de todos esos músculos. Pero al tomar la manija, no medí mi ahora brutal fuerza y la rompí. 

No podía abrir la puerta. La única forma de salir de la habitación era por la puerta a la playa, a través de todos esos gigantes. 

Me arme de valor y salí por la playa. Había gente gritando y apoyando a sus gigantes favoritos mientras yo solo quería alejarme lo más posible de ellos. 

-:"¡Oye tu!". Escuche entre todo el tumulto. Sabía que me hablaban a mi, pero decidí ignorarlo, tenía que escapar. 

-:"¡Hey amigo, espera!". La voz se oía más cerca, correr se veía como la única opción, pero me alcanzó y me tomó del hombro 

-"Woah grandulon, ¿A donde con tanta prisa?" 

Era un tipo grande, el sudor de su cuerpo resaltaba cada curva de sus majestuosos músculos. Quería quitarles la vista de encima pero era casi hipnotizante. Estaban cubiertos por una capa de vellos que solo lo hacían más ardiente. Era un poco más alto que yo y me sostenía con su grueso brazo tomándome del hombro. 

-:"Ahmmm, lo... L-lo siento me... M-me... Me tengo que ir". 

Quería gemir, gritar como una bestia por todo el placer corriendo por mis músculos. Además me sentía avergonzado con el apuesto tipo enfrente de mi. 

-:"¿A donde amigo? Mejor quedate aquí, de seguro que rompes algunos records con esos gigantes de ahí". Lo dijo mientras pasaba su dedo en mis pectorales. 

-:"Y-Yo... Yo no hago esas cosas, perdón". El placer seguía invadiendome. 

-:"Vaya, un fortachon modesto, no tienes de qué avergonzarte amigo" 

Seguía pasando su dedo por mi pecho, haciendo que me excitara más y más. 

-:"Si que eres adorable". El calor se volvía más intenso. 

-:"Vamos, yo quiero verte usar estas". Paso a poner su mano completa sobre mis gigantescos bíceps. 

Empecé a sentirme desorientado. Demasiados músculos. Demasiado placer. Empecé a ver a varios de los fisicoculturista empezar a tener problemas para cargar y otros más ver como sus ropas empezaban a volverse holgadas. 

Mientras que a mi, el calor me quemaba más y más, podía sentir cada fibra de musculo romperse y volverse a recuperar para volverse a romper y volverse aún más grande que la anterior. Sentía la energía irse directo a mi pene, que comenzó a querer erguirse en el ahora diminuto short que traía y que ya no podía cubrir los gigantes robles de músculos que tenía. 

Ya no podía más, sentía que iba a explotar, no sabía si de placer, o de dolor, o mis colosales músculos.

Hasta que sentí una mano cubrir mi ereccion y comenzar a masajear mis bolas. 

El tipo se acercó a mí oreja. 

-:"O quizás nos podamos ver en mi habitación más tarde, ya sabes, para intercambiar rutinas y admirar nuestros cuerpos". 

Y así como llego, el calor se fue. Se había detenido, el efecto había acabado. 

Voltee a ver al sujeto a la cara, vaya que era apuesto. 

-:"Soy Diego" le dije. 

-:"Vaya, ya no mas señor modesto, me llamo Julio" 

Ambos reímos. No parecía haber robado sus músculos, se veía igual, pero ahora yo era mucho más alto y más musculoso que el. 

-:"Entonces te veré más tarde". Me despedí y fui a la piscina a buscar a mis hijos. 

9bd214d5-e513-4304-b922-ce56b3291638.jpg.9f3b1cd0c0f7a4816bacf05c9a9e1bf6.jpg

-:"Wooooow, papa ahora es un gigante" Dijo mi pequeño.
Ambos tenían las mejores caras de asombro que jamás haya visto. Me reí y levante a ambos, uno en cada brazo, como si no fuera nada.
-:"Papá ¿Puedo tocar tus músculos?"
-:"Jaja, claro, pero ten cuidado"
Ambos comenzaron a tocar cada parte de mi, mientras yo flexionaba para impresionarlos aún más. Pasamos todo el día jugando y divirtiendonos los tres juntos. Al anochecer mis hijos ya no podían mas, mientras que yo aun podía seguir toda la noche. El ser un gigante músculos me llenaba de energía y vitalidad.
Lleve a mis hijos al cuarto y los acosté. Como dije, aún tenía energía para seguir toda la noche, así que me dirigi hacia mí cita.
Fueron las mejores vacaciones que he tenido, a partir de ese momento todo fue mejor en mi vida. Se sentía bien ser así de grande.
Ya ahora, muchos años después de eso. Mi pequeño ahora es todo un muchacho que va en la universidad, aunque para mi, literalmente, sigue siendo mi pequeño.
Recientemente regreso de la universidad para sus vacaciones de invierno.
Llegó caminando un poco extraño, dijo que había tenido un accidente "jugando" con su amigo Kevin. Me pidió que si Kevin podía quedarse unos días en casa, al parecer ambos me querian mostrar algo "grande", pero que Kevin no llegaría hasta dentro de dos días por que necesitaba realizar algunas compras.
Esa noche, y como de costumbre, estaba en el baño frente al enorme espejo que tenía, admirando cada centímetro de mi. El solo sentir el enorme peso de mis músculos me excitaba todo el tiempo y este era el único momento donde me podía desahogar.
Cuando termine, salí del baño y me dirigi a mi cuarto.
Vi que la puerta de la habitación de mi hijo estaba abierta, cuando me acerque para cerrarla vi a Marco adentro, a un lado de la cama, desnudo, poniendo la mano de su hermano dormido sobre su pecho. Se sobresalto cuando entre.
-:"No es lo que parece". Dijo susurrando y preocupado.
Me acerque a él y lo hice a un lado, después me acerque a mi pequeño y puse su mano sobre mi pecho.
-:"Creí que te había enseñado a compartir"
Le dije acercandolo y comencé a acariciar sus músculos. 

 

  • Like 2
  • Thanks 1
Sign in to follow this  


0 Comments


Recommended Comments

There are no comments to display.

Guest
Add a comment...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Guidelines, Terms of Use, & Privacy Policy.
We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue..