Jump to content
  • entries
    7
  • comments
    3
  • views
    378

Kevin y mi poder

Felix

161 views

Desde que tengo memoria, siempre he tenido el poder de hacer crecer los músculos de los hombres, pero a costa de robarle sus músculos a alguien más. Pará poder hacerlo, tengo que poner mi mano en el pecho de aquel que quiero hacer crecer y después este va a absorber los músculos de las personas que tuviera a cierta distacia de su alrededor, la duración del efecto y el rango de absorción dependen de cuanto tiempo deje mi mano. Por ejemplo, la primera vez que lo descubrí fue jugando con mi hermano mayor cuando éramos pequeños en un parque, 

o también la vez que por accidente hice crecer a mi papá en la playa, pero esas son historias para otro día. 

Mi padre sabia de este poder, al parecer era algo de familia que le había sucedido a mi abuelo y al abuelo de mi abuelo. Y no puedo hacer que funcione en mi mismo.

El caso es que nunca he usado este poder a propósito, hasta que Kevin me lo pidió. 

Kevin era mi mejor amigo desde pequeños, siempre habiamos sido inseparables. Confiaba en el y por eso decidí contarle de mi poder cuando estábamos en preparatoria. 

Al principio no me creyó, trate explicándole que yo era la razón por la que mi padre y mi hermano eran enormes fisicoculturistas, eso lo convenció un poco y me creyó. Curiosamente no me pidió que hiciera uso de mis poderes en el o alguien más para probarle que hablaba en serio. El creía en mi, y eso era suficiente. 

Kevin y yo fuimos a la misma universidad y compartimos la misma habitación, era genial tener a mi mejor amigo conmigo como compañero de cuarto. No había mejor momento que estar hablando con él hasta tarde de cualquier cosa que se nos pudiera ocurrir. Hasta que un día me pidió que hiciera uso de mi poder. 

-:"Hay una prueba para entrar al equipo de football en dos días. Si entro, puedo obtener una beca, pero todos los tipos que van ahí son enormes mastodontes, juro que vi uno que me ganaba por dos cabezas. No quiero obligarte, pero quería pedirte que me ayudaras" 

Podía ver que Kevin realmente quería estar en el equipo, pensaba que nada más lo haría más feliz. 

Asi que acepte, lo ayudaría a entrar al equipo. 

El día de la prueba, unas horas antes, lo lleve a un gimnasio pequeño lejos de la universidad. Lo había vestido con una chamarra y pantalones deportivos unas tallas más grandes de lo normal para que nadie sospechara de un chico delgado de pronto era un atleta fornido. 

Antes de que Kevin entrará, baje el cierre de la chamarra y debajo no tenía camisa, solo estaba su torso desnudo y delgado, sentí ternura y cariño al verlo. Puse mi mano sobre su cálido pecho y espere. 

Sabía cuánto tiempo tenía que dejar mi mano para la duración del efecto, pero me distraje un poco pensando en Kevin y en cómo se sentía mi mano sobre su pecho, sentia su calidez, su palpitar, cada respiro que daba. 

-:"¿Está todo bien?". Volví a entrar en razón y retire en seguida mi mano de su pecho. Podía notar que había puesto su mano en mi espalda acercándome más a él. 

-:"Entra y da algunas vueltas por ahí, en diez minutos sales" le dije. Pará el tiempo que deje mi mano en su pecho quizá tenía más tiempo y rango de absorción, pero creo que era mejor no decirle. 

Entró y lo espere ahí afuera, podía verlo por las ventanas como caminaba por el gimnasio, como si fuera un museo. Lo perdí de vista un momento y no lo pude volver a ver. 

Al dar los diez minutos salió. 

La ropa deportiva anteriormente holgada, ahora le quedaba apretada y algo chica, además de hacer crecer sus músculos, al parecer también lo había hecho más alto. 

-:"Wow, jamás me había sentido tan bien, demonios que bien se siente, creo que tengo tanta energía que podría ir corriendo de aquí a la universidad, te veo allá ¿que te parece?" 

Sin poder decir algo o al menos poder ver como había quedado salió corriendo. Daba unas zancadas enormes y podía ver como se flexionaban los músculos de sus piernas. 

Regrese solo a la universidad, hice algunas tareas y proyectos, y después decidí pasar al campo de football para ver como le había ido a Kevin. Había mucha gente, pero no pude verlo a el. Mientras me acerca a pude oír las conversaciones de algunas personas que estaban ahí cerca. -: "Viste a ese tipo, parecía que nadie lo podía detener, era demasiado rápido". 

-:"Pero también era muy fuerte, lo vi derribar a tres chicos más grandes que el" 

Sabía que hablaban de Kevin, quizás si lograría entrar al equipo. Camine hacia mí habitación para ver si encontraba a Kevin, al llegar, la puerta del baño estaba cerrada. Toque y pregunte si estaba ahí. 

-:"Si, dame un segundo". Espere un muy buen rato a que saliera, pero seguía encerrado en el baño. Cuando empezó a hacerse tarde, me acosté pero espere un poco más para ver si salía. Solo podía oír algo como entre gruñidos y gemidos, me dio algo de miedo volver a tocar, seguí esperando hasta que me quede dormido. 

En mi sueño, podía sentir una calidez, un palpitar, una respiración bastante familiar, pero se sentía más duro, más fuerte. 

Cuando abrí mis ojos, ya había amanecido, y Kevin estaba encima de mi, poniendo mi mano sobre su fornido pecho. 

-:"¡Hey! Buenos días". Diciendo eso quito mi mano de se pecho, se inclino hacia mí y me beso en los labios. 

No sabía que había pasado, me quedé ahí, quieto, analizando que había pasado mientras Kevin tomaba sus cosas y abría la puerta de la habitación. 

-:Te llamo más tarde para reunirnos, nos vemos"

Cuando reaccione, me levante de la cama y le grite -:"¡¿Cuanto tiempo dejaste mi mano?!". 

Pero el ya se había ido. 

Kevin iba a clases diferente que las mías y en salones todavía más lejos que los mios. No lo iba a poder ver en casi todo el día y poder controlar lo que sea que haya hecho. 

Me puse mi ropa rápido, tomé mis cosas y salí corriendo para ver si alcanzaba a Kevin. Intenté buscarlo por todo alrededor del edificio de residencias, pero no estaba ahí. 

Quería ir a ver si estaba en alguno de sus salones, pero se acercaba la hora para que empezarán mis clases y no las podía perder. Decidí que lo buscaría más tarde. Entre a mi salón y me sente, delante de mi había dos chicos que eran del equipo de lucha, altos y muy fornidos, al parecer venían de haber salido del gimnasio, pues aún tenía su ropa deportiva que les quedaba ajustada y resaltaba sus músculos, al lado mío había otro chico del equipo de baloncesto, no tan grande como los chicos de lucha, pero si tenia un buen cuerpo, traía una camisa sin mangas que dejaba descubiertos sus bíceps. 

Empezó la clase y me puse a trabajar, pero unos minutos más tarde, algo estaba llamando mi atención. Lo chicos de lucha parecían... ¿Más pequeños? Sus playeras deportivas ahora se veían holgadas, como si no fueran de su talla y ya ni se veían tan altos como antes. 

Voltee rápido a ver al chido de baloncesto y sus bíceps ya no eran lo mismo que hace un momento, ahora solo era un brazo normal y delgado. 

No podía ser cierto. Kevin tenía clases en un edifico que estaba al menos a 7 minutos del mío,¡eso era demasiado distancia! 

Empecé a preocuparme por cuanto tiempo Kevin había dejado mi mano sobre su pecho, en cuanto terminó la clase, me levante en seguida para ir a buscar a Kevin, no sin antes darme cuenta que los deportistas ahora eran de mi altura. 

Salí corriendo directo hacia donde Kevin pudiera tener clases, encontrandome por el camino a chicos con playeras holgadas y pantalones muy largos para ellos, deportistas que su uniforme ahora parecía que les pertenecia a alguna persona más grande que ellos. 

Llegué y lo busque por todas partes. Nada. 

De pronto, empezó a sonar mi celular. Era Kevin. 

-:"Nos vemos en la entrada, no tardes mucho"

Sonaba distinto, muy distinto. 

Camine hacia la entrada, preocupado, esperando quizás lo peor. 

Y ahí estaba el... Y más. 

IMG_20190919_145634.thumb.jpg.215bbc27d977965fbe6a98c12866565c.jpg

No sabía que decir. ¡Era enorme! Me acerque a a él y me tomó por la espalda, acercándome a su pecho. Podía sentir sus poderosos brazos del tamaño de cañones rodeandome y apretandome con fuerza contra el. Quizás se estaba conteniendo, pero creo que sería capaz de aplastar un camión con esos gigantescos músculos. Sus hombros parecían balones que sobresalían de él y su espalda era tan ancha que ni siquiera alcanzaba a tocar la parte de atrás de él, solo alcanzaba a sentir sus duros laterales. 

Su pecho parecían dos placas musculosas de el metal más duro y resistente que pudiera existir, mi cara estaba aplastada contra la parte más baja de sus enormes pectorales, pero se sentia tan bien, quizás extrañaría esa sensación que tuve la primera vez que sentí su delgado pecho, pero definitivamente ahora deseo sentir esta versión gigantesca de su pecho . Sus piernas eran ahora fuertes robles que podían recorrer un kilómetro en menos de un paso. Ahora era más alto, más que cualquier persona que haya conocido. Mientras me abrazaba con fuerza me sentía protegido, como si nada pudiera penetrar la enorme fortaleza de músculos que ahora era Kevin. 

Se separó un poco, con un solo enorme brazo me tomó del trasero y me levanto para acercarme a su cara y besarme. 

Era el mismo Kevin, pero ese beso se sentía más fuerte y viril que el que me había dado esa mañana 

-:"Ven, te quiero llevar a un lugar". Su voz ahora era más gruesa y varonil, mi pene se paro de solo oírla. 

Me tomo con sus enormes manos y me levanto por encima de se cabeza como si fuera una pluma, después me puso sobre su espalda y comenzo a caminar.

Se que el solo estaba caminando, pero ahora con su gran estatura y fuertes piernas, sentía como si estuviera corriendo. 

Llegamos a un gimnasio, que era diez veces más grande que al que lo había llevado, parecía que ahí entrenaban fisicoculturistas profesionales . Entre detrás de él, pero antes de atravesar la puerta pude ver un letrero que decía "Bienvenidos al décimo quinto concurso anual de fisicoculturismo, como invitados especiales y jurado especial ¡Todos los anteriores ganadores!" 

Empecé a sospechar que estaba tramando Kevin, este era un gimnasio repleto de hombres musculosos y enormes y Kevin quería ser el más grande. 

-:" K-Kevin, ¿Que hacemos aquí? " Le pregunté con voz temblorosa por los nervios, o quizás la emoción. La enorme espalda no volteo a decir algo y siguió caminando. 

Entramos a los vestidores, donde había muchos hombres que parecían haber entrenado sus músculos durante toda su vida. Kevin se parecía a ellos, pero a el solo le tomó un día. 

Kevin entró a las regaderas y me dejó atrás. Cuando entre, estaban totalmente solas. Estaba seguro que Kevin había entrado aquí, de repente senti el piso vibrar y algo como un brazo tocandome la espalda. 

-:"¿Buscabas a alguien? " La gruesa voz de Kevin se sintió como un escalofrío bastante placentero que recorrio todo mi cuerpo. 

Me di la vuelta y estaba totalmente desnudo. Aquel brazo que sentí en la espalda, ¡Era su enorme pene! Creo que era más grande que una botella de vino e incluso más grueso. 

Sin darme tiempo de reaccionar me levanto y me llevo hacia una regadera. Me puso contra la pared y me comenzó a besar. Arrancó mi ropa como si fuera papel y empezó a besar cada parte de mi cuerpo. Cada beso era como un choque eléctrico que me llenaba de placer. Después me coloco sobre su pene y empezó a cogerme con fuerza. 

Sentía que me estaba destrozando el ano, pero también sentía un placer que no se podía comparar. 

Me dejó empalado en su pene y siguió besándome. Ni siquiera tenía que cargarme, su pene era suficientemente fuerte para sostener mi peso. Comencé a masajear la enorme muralla de pectorales que tenía enfrente. No lo pude evitar, y quería aún más de Kevin, así que puse mi mano en su colosal pecho mientras me seguía besando y cogiendo como una bestia. 

-:"¡¡¡Hijo de... UGHHHH... MIERDAAAA... Sigue así n-no... NO PARES!!!" 

Podia sentir los músculos de Kevin ganar más y más volumen, ahora ya no alcanzaba su cara, sus gigantescos pectorales me empujaban contra la pared y sentía su pene creciendo dentro mi trasero. 

Ahora su espalda era tan ancha que cubría todo el espacio de la regadera y sus brazos ya no podían moverse, estaba creciendo más y más. Mis gemidos eran ahogados por los estruendosos gruñidos de Kevin. Podía ver como las paredes que servían de separación para las regaderas comenzaban a romperse ante la inmensa musculatura de Kevin. 

-:"¡¡¡MIERDAAAA... UGHHHHHH... SIGUE ASÍ GUAPO... MMMHHH... UGHHHHHH... TE A-AMO... AHHHHHHH... TE AMOOO, MIERDAAAA!!!" Gruñia la enorme bestia que ahora tocaba el techo con sus hombros. 

Definitivamente para ser la primera vez que uso mi poder, no me arrepiento de nada. 

  • Like 2
  • Upvote 1


1 Comment


Recommended Comments

Guest
Add a comment...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Guidelines, Terms of Use, & Privacy Policy.
We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue..